miércoles, 28 de enero de 2009

I LOVE HELGA

La gestión de la querida Helga Schmidt al frente del Palau de Les Arts es un ejemplo. En estos momentos en que los teatros de ópera de todo el mundo están sufriendo también las consecuencias de la maldita crisis globalizada, se necesitan gestores eficaces, serios y responsables. Así que temblemos, porque todos van a desear llevarse a Helga. Cada día que pasa nuestra amiga nos vuelve a dar una lección de gestión de un recinto operístico, a la par que derrama por todos sus poros atención y respeto ejemplar a sus abonados.

Eres un ejemplo, Helga. Si es que hay escuelas de aprendizaje del oficio, allí deberías estar… pero para que todos vieran cómo no se deben hacer las cosas. En cada contacto que tiene el ciudadano con Les Arts, por mínimo que sea, surge una muestra de ineptitud manifiesta.

Último acontecido: Al fin nos han contestado a los que hicimos la solicitud por escrito para el ciclo completo del Anillo. Nos han ofrecido lo que dicen que está disponible, sin explicar, por supuesto, por qué no está disponible el resto. Pero bien, tragamos. Una vez hecho, damos los datos de la tarjeta para el pago, te dicen que ya está… y te cuelgan el teléfono, dejando al ciudadano con más cara aún de tonto de la que Natura tuvo a bien concedernos.

Yo no tengo ni un solo justificante de que he pagado (salvo el que me remita el banco) y mucho menos de que lo que he comprado ha sido la entrada para 4 representaciones en unos días determinados y en una butaca concreta, a un precio considerable. He esperado para ver si mandaban algún correo, e-mail, sms, llamada telefónica, paloma mensajera o remotas señales de tam-tam, pero nada. Contacto telefónicamente con el divertidísimo contestador automático del box office de Les Arts y cuando, tras múltiples esperas y pulsaciones varias de teclas, tonos y politonos, consigo escuchar una voz humana... me dicen que es normal. Que ellos lo hacen así, que no envían nada, pero que no me preocupe, que, en el improbable caso de que haya algún problema, con el resguardo del banco me devolverán el dinero (hombre, ¡sólo faltaba!). A la próxima estos tipos se lanzarán un escupitajo en la palma de la mano y nos dirán que choquemos esos cinco que así se hacen los tratos entre hombretones.

En cuanto al ámbito puramente musical, el desgobierno y la desinformación siguen siendo la pauta de la gestión de Schmidt. Ya se ha había caído de Faust la soprano prevista, Gallardo-Domas, ahora le ha tocado a Lorin Maazel aquejado de presunta bronconeumonía y se especula con la posibilidad de que la vulgar Voulgaridou, prevista para sustituir a la Gallardo, también caiga del cartel (lo cual no estaría nada mal, por cierto) debido a la enfermedad de un familiar.
A mi que no me digan, pero esto no es normal. Es recibir la llamada de Les Arts y aquí enferma hasta el apuntador con semanas de antelación. Creo que hay que adoptar soluciones drásticas. Es hora de que se llame al padre Karras y emprenda un ritual de exorcismo en el recinto.



Pero lo más gordo es que entras en la página web de Les Arts y se han limitado a cambiar el nombre de Maazel por el de Frédéric Chaslin sin más explicaciones. Y la Vulgar sigue apareciendo anunciada, por desgracia. Si al final no canta no sabemos si tendrá que ser la propia Helga quien tenga que asumir el papel de Marguerite, y el caso es que, con el perdón de Bianca Castafiore, un cierto aire le tiene a esta insigne intérprete del rol.


Bueno, Helga me tiene un poquito quemado, pero ahora mismo me relajo escuchando al grandísimo Alfredo Kraus, como Fausto, cantando "Salut demeure, chaste et pure", y a Joan Sutherland en el aria de las joyas, que la canta mucho mejor que Helga.


video de Onegin65


video de coloraturafan

7 comentarios:

  1. Ese sistema tan rápido que han sacado esta vez de la manga: solicitud-teléfono-cobro me huele a necesidades urgentes de $$$$. He leído una noticia, ahora no recuerdo el medio, que decía que en L'arbore la orquesta plantó cara y dijo que si no cobraba no tocaba. En fin...

    ResponderEliminar
  2. Vaya tostón de blog Sr. Atticus.. veo que tendré que animarlo con un par de vídeos de buen gusto.. ¿como puedo subirlos?..

    ResponderEliminar
  3. Lo de las cancelaciones por enfermedad, que pasa en todos los teatros, es sospechoso cuando ocurre con tanta frecuencia y sobre todo cuando la cancelación se anuncia con tanta antelación. Eso ya es una particularidad de la gestión de nuestra querida Helga. Por otra parte, los problemas con la orquesta y, según dicen, con el coro (de ahí lo de recurrir al coro Amalthea en la Iphigénie) parecen evidenciar que ya no queda dinero en las arcas. Lo cual igual es bueno, porque si no hay dinero puede que Helga coja los trastos y se vaya a otro lado, llevándose consigo su ineficacia supina.

    ResponderEliminar
  4. Clave de Fa29/1/09 09:58

    Una aclaración a lo comentado por Titus:
    El problema con la orquesta fue monetario; no había dinero para la paga extra. Se plantaron y al final cobraron.
    Lo del coro fue diferente. Fue cuestión de agenda. Era imposible asumir ese título ya que había que ensayar los dos montajes siguientes, El rey que rabió y Faust, muy seguidos en el tiempo.

    ResponderEliminar
  5. Clave de Fa, hablo de rumores porque así lo dejó caer un visitante en mi blog, concretamente en esta entrada:

    http://elblogdetitus.blogspot.com/2008/12/espectacular-iphignie.html

    Yo no sé cuanto hay de verdad en lo que se comenta, por eso aquello de "según dicen" en mi mensaje anterior.

    ResponderEliminar
  6. Madre mía Atticus, ser abonado de Les Arts es la versión operística de ser del Atléti!!! Has sido muy coherente, jajajaja

    Ya verás como al final puedes ir a todo, aunque la verdad es que es para estar de los nervios. Eso sí, a quien se parece la Castafiore es a la Gruberova!!!

    Besos, y ánimo ;-)

    ResponderEliminar
  7. Esta claro que quieren sacar pasta rápido como sea y que las deben estar pasando canutas si no pueden pagar ni la extra de la orquesta. Lo mejor es que pagasen por cumplimiento de objetivos, así la orquesta y el coro se forrarían y Helga tendría que acabar tocando la flauta en el metro.

    Sí, Papagena, es mi sino...

    ResponderEliminar