domingo, 22 de noviembre de 2009

"APRÉS UN REVE" - Gabriel Fauré


“Le Sommeil” (El Sueño) – Gustave Courbet – 1866 – Musée du Petit Palais - Paris

Gabriel Fauré es una de las grandes figuras de la música francesa, de cuyos valores fue un firme defensor en un momento histórico en que la influencia alemana, especialmente wagneriana, dominaba Europa. En un primer momento, su música es claramente hija del Romanticismo, pero poco a poco irá creando un estilo propio, haciendo evolucionar la música de su país hacia nuevos horizontes, anticipando el impresionismo musical y a figuras como Debussy o Ravel, que culminarán definitivamente la identidad de la música francesa del siglo XX.

Fauré destacó especialmente en el campo de la música más intimista, como las obras para piano o de cámara, pero sobre todo en sus mélodies o canciones, de la cual es considerado como el maestro.

Dentro de ellas, quizás la más conocida sea “Aprés un reve”, compuesta en 1877 sobre un poema de su amigo, el poeta y profesor de canto Romain Bussine, quien a su vez realizó la trascripción de un antiguo poema toscano anónimo.

Se trata de una melodía para voz y piano que forma parte de la Opus 7 del autor, junto con otras dos canciones, “Hymne” y “Barcarolle”. La obra desprende tristeza y melancolía y requiere una interpretación llena de sensibilidad.

Aprés un reve

Dans un sommeil que charmait ton image
je rêvais le bonheur, ardent mirage;
tes yeux étaient plus doux, ta voix pure et sonore,
tu rayonnais comme un ciel éclairé par l'aurore.

Tu m'appelais et je quittais la terre
pour m'enfuir avec toi vers la lumière;
les cieux pour nous, entr'ouvraient leurs nues,
splendeurs inconnues, lueurs divines entrevues...

Hélas! Hélas!, triste réveil des songes!
Je t'appelle, ô nuit, rends-moi tes mensonges;
reviens, reviens radieuse,
reviens, ô nuit mystérieuse!

Después de un sueño

Mientras dormía, atesorando tu imagen,
soñé la dicha, un espejismo ardiente:
Tus ojos eran más dulces, tu voz pura y sonora,
brillabas como un cielo en la claridad de la aurora.

Tú me llamabas y yo dejaba la tierra
para escapar contigo hacia la luz;
los cielos para nosotros entreabrieron sus nubes,
esplendores desconocidos, divinos claroscuros…

¡Ay! ¡Ay! ¡Triste despertar de los sueños!
Te llamo, oh noche, devuélveme tus engaños,
¡regresa, regresa radiante,
regresa, oh noche misteriosa!


Actualmente se pueden encontrar por la red infinidad de versiones de esta obra, para todo tipo de voces e instrumentos. He decidido traer hoy aquí algunas de ellas.

Para empezar la escucharemos en la voz de una soprano, en este caso la francesa Veronique Gens, acompañada al piano por Roger Vignoles:


video de elias12186

A continuación, es una mezzosoprano, Nathalie Stutzmann, quien nos seduce con su bellísima voz:


video de civileso

Y es ahora un barítono, el francés Gérard Souzay, quien nos presenta su versión del tema:


video de einalemland

Ahora podemos oírla en la voz del tenor sueco Nicolai Gedda, acompañado al piano por Aldo Cioccolini:


video de Herur22

Por último, de las infinitas versiones instrumentales que he encontrado (hasta para ocarina), he decidido finalizar con esta para violoncelo en la interpretación de Misha Maisky, acompañado al piano por Pavel Gililov:


video de sanmariecom

7 comentarios:

  1. ¡Bueno, bueno, que belleza! Gracias, Has puesto unas versiones muy bien escogidas, porque los intérpretes son tan diferentes que casi no son comparables..digo casi, porque inevitablemente comparo, y me quedo con la versión de Nathalie Stutzmann y después con la versión para cello y piano, me ha parecido hermosísima.

    ResponderEliminar
  2. Fantásticas las versiones. A mí me gusta mucho la versión de Ninon Vallin, tiene algo especial y creo que es la falta de afectación, esta en youtube creo que en reproducción directa del vinilo:

    http://www.youtube.com/watch?v=5Rf5up2ob9k

    ResponderEliminar
  3. La versión de Ninon Vallin es magnífica, Maac. La había tenido en cuenta para incluirla, pero el sonido era horripilante y al final te hacía casi sufrir más que disfrutar.
    Algo parecido me ocurrió con la versión para cello, la de Misha me gusta mucho, pero había un video de Pau Casals (del mismo usuario de youtube que el de Vallin) con una interpretación extraordinaria, pero un sonido fatal.
    Yo he de reconocer también, Mª Teresa, mi debilidad por Stutzmann.

    ResponderEliminar
  4. Stutzmann y Souzay son especialistas y se nota, pero Gedda es un crack, cantaba de todo y siempre bien. Me quedo con su versión.

    ResponderEliminar
  5. ¡Bravo Atticus! Una de mis seis mil canciones predilectas. nunca me avergüenza decir -no es una confesión- que la descubrí a travñes de Barbra Streissand y su vinilo "Classical Barbra" donde había una hermosa antología de canciones que Streissand versionaba con desigual fortuna. Ha llovido tanto desde entonces que he aprendido a escucharla de mil maneras mejores pero le debo la primera.
    En mi casa suena mucho la de Gens si bien las demás que has puesto son todas muy interesantes así como la crónica que nos haces con un poco de historia de este bellísimo "Aprés un rêve".
    À bientôt!

    ResponderEliminar
  6. "Seis mil canciones predilectas"... realmente acertar contigo no tiene mérito, Glòria...
    À bientôt!

    ResponderEliminar
  7. Sí, Atticus. Ya lo creo que tiene mérito. Hay millones de "cosas" que se cantan y rechazo y entre éllas se incluyen, claro está, un montón de los llamados "clásicos".
    O sea que diste en el blanco con "Après un rêve" y no lo hubieras dado, por ejemplo, con "J'aime les militaires" que sin que me disguste me parece del todo prescindible.
    Gracias por permitirme esta sentida manifestación en favor del discriminador musical que me acompaña casi siempre.

    ResponderEliminar