lunes, 11 de octubre de 2010

HASTA SIEMPRE JOAN SUTHERLAND


Hoy se ha conocido el fallecimiento en Suiza de la mítica soprano australiana Joan Sutherland, una de las cantantes más relevantes del pasado siglo y por extensión de la historia misma de la ópera.

Tras unos comienzos centrados en el barroco, sería en el repertorio belcantista donde obtendría sus mayores triunfos, especialmente a raíz del enorme éxito cosechado en 1959 en Londres con "Lucia di Lammermoor", papel que posiblemente sea su personaje más emblemático.

En 1990 se había retirado discretamente de los escenarios y ahora nos deja para siempre. Aunque nos queda el consuelo de contar con los testimonios visuales y sonoros de una de las mejores voces de la ópera.

Como esta grabación de 1972, donde la podemos ver con uno de sus famosos peinados imposibles, en compañía de Luciano Pavarotti, interpretando el dúo final del acto I de "Lucia di Lammermoor" de Donizetti:


video de Onegin65

4 comentarios:

  1. A pesar de haber perdido una leyenda en la história de la òpera, nos queda el consuelo de sus múltiples (y muy buenas) grabaciones. La Stupenda forever!

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido al blog, Josep.

    Efectivamente nos quedan muchísimas grabaciones de La Stupenda y algunas de ellas de una gran calidad sonora y mejor calidad interpretativa.
    Eso nos permite seguir disfrutando de estos artistas aunque vengan años negros para la ópera como este 2010 (Sutherland, Siepi, Simionato, Taddei, Mackerras, Philip Landgridge, Rolfe-Johnson... y alguno que se me olvidará).

    Gracias por tu visita, aquí tienes siempre un hueco para comentar cuanto quieras.

    ResponderEliminar
  3. Sutherland, era, en efecto, un peso pesado de la ópera. Su nombre era sinónimo de solidez y calidad. La he escuchado por cd y me han gustado sus recitales así como su fantástica Semiramide. Le he visto por dvd la Lucia y no se puede pedir más entrega, dramatismo y adecuada voz. Me uno al recordatorio que le haces, Atticus.

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón, Glòria, su Semiramide y su Lucia son referenciales.
    Como punto negativo siempre tuvo una dicción generalmente ininteligible, pero la hermosura de su voz, el control de las dinámicas y su capacidad sobrehumana para el agudo y las agilidades lo compensaba todo.

    ResponderEliminar