jueves, 14 de octubre de 2010

ZARAH LEANDER, LA ESTRELLA DEL TERCER REICH


Zarah Leander (1907-1981) fue una actriz y cantante sueca que alcanzó una notable fama al convertirse en la principal estrella del cine de la Alemania nazi. Su verdadero nombre era Zarah Stina Hedberg. Desde muy pequeña estudia piano y canto, y en 1929 de la mano del actor y cantante Ernst Rolf, conocido como el Ziegfield sueco, se introduce en el mundo de la escena, recorriendo los principales teatros de Suecia como intérprete de operetas.

En 1936 su carrera cobraría un impulso definitivo al trasladarse a Viena para participar en la opereta de Ralph Benatzky “Axel an der Himmelstr”, donde consiguió un importante éxito que le abriría las puertas del mercado de habla alemana, pasando poco después a protagonizar la película austriaca “Première”, dirigida por Géza von Bolváry.

En aquellos años, la industria cinematográfica alemana, comandada por la todopoderosa UFA, andaba de capa caída tras la salida del país de las dos principales estrellas del momento, Marlene Dietrich y Greta Garbo. Eso favoreció que Zarah Leander firmase un contrato con UFA enormemente beneficioso, al tiempo que se lanzaba una gran campaña publicitaria para promocionar a la recién llegada como la gran figura que necesitaba el cine alemán.

La primera película en la que intervino tras su contrato con UFA fue “Zu Neuen Ufern”, dirigida por un joven alemán llamado Detlef Zierk que al cabo de los años llegaría a Hollywood con el nombre de Douglas Sirk. En el estreno en Berlín del film, el éxito fue arrollador y cuenta la leyenda que Leander tuvo que salir a saludar setenta veces. En esta película la sueca cantaba algunas canciones de Ralph Benatzky, precisamente el autor de la opereta que la llevó a Viena, como esta “Tiefe Sehnsucht”:


video de Leotaurus1975

Habían transcurrido apenas dos años desde su salida de Suecia y Leander se había convertido en la estrella indiscutible del cine alemán de aquellos oscuros tiempos prebélicos, con el nazismo en todo su apogeo. Entre 1938 y 1943 protagonizó más de una decena de películas, obteniendo el favor del público y el apoyo y propaganda de un régimen que la presentaba en toda Europa como la diva de la industria alemana. Generalmente, por sus rasgos y su voz andrógina, los papeles destinados a Leander no eran los de ejemplar madre aria, sino que solían ser los de femme fatale o personajes exóticos. Así ocurría en “La Habanera”, un film en el que también estuvo dirigida por Douglas Sirk, donde interpretaba la canción “Der Wind hat mir ein Lled erzühlt” (El viento me ha dicho una canción), que constituyó uno de los mayores triunfos de su carrera:


video de EinLiedgehtumdieWelt

“Die Grosse Liebe” (1942), dirigida por Rolf Hansen, fue otro de los grandes éxitos de Leander. La película contaba con las canciones compuestas por Michael Jary y el letrista Bruno Balz. Balz era homosexual y fue detenido por “actividades inmorales” por la Gestapo en 1941, siendo objeto de torturas durante varios días. Finalmente fue liberado tras la intervención del mismísimo Goebbels a instancia del compositor Michael Jary, quien alegó no poder completar su trabajo para la película si no contaba con la colaboración de su compañero. 24 horas después de salir en libertad, Balz compuso con Jary el tema “Ich weiß, es wird einmal ein Wunder gescheh'n”, que podemos escuchar ahora en la voz de Zarah Leander:


video de ForumHistorica123

Siempre se ha discutido mucho acerca del grado de implicación de Leander con el régimen nazi. Es obvio que fue utilizada por el nazismo y que ella se dejó querer, aprovechándose de la sequía de estrellas que padecía Alemania en un momento en que para el Gobierno la propaganda triunfal de todo tipo era una prioridad, alcanzando su carrera una relevancia que probablemente en otras circunstancias, con Dietrich y Garbo trabajando en Alemania por ejemplo, no hubiera obtenido, o al menos no tan rápido.

Pero también es cierto que Leander mostró un cierto distanciamiento del régimen, como demuestra su negativa a nacionalizarse alemana o a afiliarse al Partido Nazi pese a las presiones recibidas, alegando que su trabajo era entretener y no tomar partido. Más discutible e increíble es la información aparecida en 1999 en el diario sueco Dagens Nyheter (Noticias del Día) que afirmaba que, tras haber accedido a unos papeles desclasificados del servicio de inteligencia sueco, se constataba que Leander podría haber sido una espía rusa.

En 1943, con la guerra mundial en plena efervescencia, las dificultades de supervivencia de la industria cinematográfica en una economía bélica eran evidentes, y Leander, tras ser bombardeada su casa de Berlín, optó por regresar a su Suecia natal, instalándose en la lujosa mansión que había comprado en 1939 con el dinero obtenido de sus trabajos en Alemania. Al acabar la guerra inicia una nueva carrera en Suecia, no siendo especialmente bien acogida por sus paisanos que le reprochaban sus coqueteos con el nazismo que había asolado Europa. Mientras en Alemania acabaron siendo prohibidas sus películas.

Con el paso del tiempo las cosas se fueron poniendo en su sitio y, dejando aparte las consideraciones morales que pueden hacérsele, el arte de Zarah Leander se impuso, protagonizando conciertos, musicales y películas, y convirtiéndose en una figura muy querida y admirada en Europa. Aquí podemos verla con 70 años en su última aparición televisiva en Suecia entonando, junto a otra ilustre compatriota, la gran Birgit Nilsson, “Sang om Syrsor”:


video de creaturefree

Quien haya escuchado alguna vez la voz de Zarah Leander es difícil que pueda olvidarla. Gustará más o menos, pero es notorio que impacta ese registro de contralto, casi masculino, que con los años aún se fue haciendo más grave, de tal forma que existen grabaciones en las que, sin imagen, uno duda de si está cantando una mujer o un barítono con resaca. Tanto es así que la propia Leander cuenta cosas como que recibía cartas de admiradores que decían tener todos sus discos y le pedían autógrafos llamándola “Señor Leander”, o que cuando se ponía al teléfono era habitual que la confundiesen con su marido. Aquí podemos escuchar de nuevo a Leander interpretando en 1960 la canción "Einmal kommt die Liebe", compuesta por Michael Jary:


video de Leotaurus1975

De cualquier modo, el hechizo que transmite la voz de Leander es irresistible y aumenta si le unimos la belleza de esta mujer en sus primeras apariciones en pantalla, como en “Es war eine rauschende Ballnacht” (1939), traducida en España como “Noche Embrujada”, una película dirigida por Carl Froelich, en la que se pretendía hacer una pseudo-biografía de Tchaikovsky más que discutible, donde Leander era la amante (¡!) del compositor ruso e interpretaba temas que se hicieron tan populares como este "Nur nicht aus Liebe weinen", compuesto por Theo Mackeben, con el que finalizo hoy este post, y que luego hemos podido escuchar en las bandas sonoras de muchas películas más recientes, como por ejemplo en “¿Qué he hecho yo para merecer esto?”, de Pedro Almodóvar, el que a mi juicio posiblemente sea el mejor trabajo del director manchego:


video de zarahlilawen

15 comentarios:

  1. ¡Sopla, vaya voz! No sé si sabría reconocerla, que yo para eso soy un desastre,pero no cabe duda que es una voz con mucha personalidad. Escuchando las canciones, se ve que aunque ya tenía en sus inicios un tono grave, con el paso del tiempo se fue "abaritonando" más, ¿no?. Y a la pobre, ¡qué mal la trataron los años!.
    No la había oído nunca, ni sabía nada acerca de ella,así que..gracias por llenar esa laguna con un post tan bien hecho.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego personalidad no le faltaba a su voz y, sí, cada vez se fue abaritonando más, en los últimos años casi podría cantar el Boris Godunov.
    Gracias a tí, María Teresa, por pasarte por aquí

    ResponderEliminar
  3. Zarah Leander siempre ha sido una de mis debilidades, como ya lo dejé patente en el post que en IN FERNEM LAND le dedicó Joaquim hace tiempo.

    De pequeño pude ver alguna de sus películas y ya me quedaba embobado con su voz de contralto. Años más tarde, en un ciclo dedicado a Douglas Sirk, pude ver títulos a los que no había tenido acceso, como "La golondrina cautiva" ("Zu neuen Ufern"), donde la Leander interpretaba el mayor éxito vocal de su carrera "Yes, Sir!".

    Su fama como actríz del Tercer Reich lo compartía con la húngara Marika Rökk, pero esta sobrevivió con mayor fortuna el paso del tiempo, la derrota de Alemania, etc. y no llegó a ser ni siquiera depurada, aunque ambas actrices y cantantes actuaron en el París ocupado como representantes de los invasores. Siempre dijeron que fueron obligadas a hacerlo.

    Carl Froelich consiguió reunirlas en "Noche embrujada". La Rökk interpretaba la ordinaria esposa de Tchaikovsky y la Leander una especie de la auténtica mecenas Baronesa von Meck.

    He tenido la suerte de poder conseguir a lo largo de los años 16 títulos de los 32 en que intervino Zarah Leander, incluída una colaboración en el film con Totó "Totó nel giro d´Italia", y la mayoría de sus grabaciones discográficas, por cierto abundantísimas, entre ellas su versión de "La viuda alegre" que interpretó en escena tanto en Suecia como en Viena.

    Su voz es incomparable, hermosa y potente y su registro de contralto una gozada (yo la tengo incluso cantando fragmentos de "Orfeo ed Euridice" en alemán).

    No quiero repetirme respecto a lo que ya dije en aquél post de Joaquim, por lo tanto no voy a añadir nada mas. Me alegra, Atticus, que le hayas dedicado este estupendo post a una actríz y cantante extraordinaria, independientemente de la época y circunstancias en que le tocó vivir, pero que fue muy valiente al dejar plantado el régimen de Hitler y volverse a Suecia. Le hubiera podido costar la vida a ella y a su hijo que Goebbels quería captar para "la causa" y que ella impidió que así fuera. No obstante, familiares suyos murieron en campos de concentración alemanes.

    COLBRAN

    ResponderEliminar
  4. Atticus,
    Desconocia totalmente la interesante història que envuelve a la Sra.Leander. En cuanto a su voz, muy peculiar, però con una brutal evolución con el paso de los años.
    Gràcias por la "currada".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho Zara Leander pero no la había vuelto a oir desde aquel lejano ciclo dedicado al gran Douglas Sirk que cita Colbran.
    Ha sido un placer ller tu detallada crónica y escuchar la voz incomparable, tan clara como grave, de esta hermosa actriz y cantante.
    Gracias, Atticus.

    ResponderEliminar
  6. Siempre que la escucho me sobrecoge e impresiona, la voz, la personalidad y la turbia historia que rodea a todos los que se dejaron querer por la barbarie.

    ResponderEliminar
  7. Pues yo, la verdad, sólo la conocía por su intervención involuntaria en "Qué he hecho yo para merecer esto", que efectivamente es la mejor película de Almodóvar con diferencia. Una voz muy peculiar, desde luego, merece ser recordada. No sé si se podrá decir lo mismo de las películas de la UFA en las que itervenía. El vídeo de "La Habanera" lo he tenido que ver dos veces, la primera me he reído tanto al ver su pose tan natural, contrastando con el tío de las maracas, que no me he enterado de la canción.

    ResponderEliminar
  8. Impresionante. Me encanta su voz grave, ese punto de frialdad nórdica combinado con los caracolillos en su cara de der Wind y la parodia con la Nilsson. Gracias por descubrirme a esta gran artista ("bajo-contralto" existe?)

    ResponderEliminar
  9. Yo conocí a Zarah Leander precisamente a raíz de uno de esos ciclos cinematográficos dedicados a Douglas Sirk que habéis mencionado. Me impresionó la elegancia con que se movía y sobre todo esa voz tan peculiar y hechizante. Luego, al cabo de los años, llegué a ella a través de su música y volvió a dejarme sorprendido. De sus circunstancias personales y su relación con la Alemania nazi tuve conocimiento hace poco, por casualidad, mientras preparaba los anteriores posts que hice sobre Kurt Weill, y al recordarla me decidí a dedicarle esta entrada.
    Yo a Marika Rokk la vi en un par de películas y he de confesarte, Colbran, que me cargaba bastante, pero quizás porque la conozco poco. Me parecen muy interesantes las observaciones que haces sobre el hijo de Leander y sus familiares que desconocía y que quizás ayuden a desmentir un poco la imagen de colaboracionista servil que es la que predomina.
    Coincido contigo, Titus, en que el video de Habanera tiene su puntito descacharrante.
    Gracias a todos por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  10. Es increible el poderío del cine alemán en los años en que se decía que en Hollywood hacían las mejores películas. Marlene Dietrich, Greta Garbo, lo que has puesto de Zarah Leander, Douglas Sirk, el expresionismo alemán, Leni rifenstal etc etc.
    Se dice que EEUU alcanzó la riqueza en los años 50 y 60 porque no tenía competencia, Europa estaba reconstruyéndose. Después su poderío declino cuando los países Europeos se recuperaron. Por eso me pregunto si estaríamos hablando del "gran Hollywood" si no hubiese habido 2ª guerra mundial.
    Felicidades por el blog.

    ResponderEliminar
  11. Atticus, yo tuve la suerte de ver a Marika Rökk en persona, en Hamburgo en 1968 en el musical "Hello, Dolly!" (allá era "Hallo, Dolly!). Cantaba SIN MICRO, con una voz potente y lo más espectacular es que bailaba de maravilla con casi 55 años. Durante la canción "So long, dearie", penúltimo número de la obra, se hacía todo el escenario, de lado a lado, en un giro espectacular y continuo sobre si misma(no recuerdo si eso llama en ballet "roulades") a una velocidad de vértigo, como si vieras un vídeo acelerado.

    Tuvo el honor de ser la actríz que interpretara el primer film en color rodado en Alemania: "Die Frauen sind doch bessere Diplomaten" (1941), honor que no le cupo a La Leander y eso que aún no había caído en desgracia, y es la estrella más rutilante del cinema alemán de todos los tiempos (Dietrich no se la puede considerar estrella del cine alemán, sino del norteamericano). Estuvo en activo en el cine desde 1930 hasta 1988 y en los escenarios desde muy joven (1928?) hasta 1986, en operetas y musicales.Debutó en el Moulin Rouge de París y pasó por Broadway, Londres y Budapest hasta afincarse en Alemania en 1934. Tiene centenares de discos e interpretó 41 films (tres directos para TV) y una serie de televisión.

    He tenido la suerte de conseguir mucha discografía de ella, incluída "Hallo, Dolly!" y 23 films.

    Desde luego su voz no es, ni mucho menos!, de tanta calidad como la de La Leander, pero inundaba los teatros donde actuaba y era una excelente bailarina, aunque quizás algo mecánica y excesivamente rápida. Murió a los 90 años en 2004.

    ResponderEliminar
  12. Lo siento, Atticus, me he olvidado de firmar el comentario.

    COLBRAN

    ResponderEliminar
  13. Luismi: En Europa en los años previos a la Segunda Guerra Mundial se hacía un cine de gran calidad y estaban surgiendo figuras de enorme talla, tanto delante como detrás de las cámaras. Pero Hollywood ya tenía la hegemonía absoluta de la industria cinematográfica desde mucho antes de la guerra.
    Lo que sí es verdad es que la guerra contribuyó a que muchos de los grandes nombres del cine europeo acabaran siendo los pilares de Hollywood.

    Colbran: Desde luego no dejas de sorprenderme. ¡Viste a Rökk en directo!... No sabía que su carrera hubiera sido tan larga. Me haré el propósito de recuperar alguna película suya para ver si me reconcilio con ella.

    ResponderEliminar
  14. Ten presente, Atticus, que te la he nombrado "estrella". Era una aceptable actríz de comedia, correcta cantante y estupenda bailarina, pero con una simpatía a raudales. En "Kora Terry" interpretaba a dos hermanas gemelas que cantaban y bailaban juntas. Y en "Eine Nacht in Mai", bajaba una escalera de unos 10 o 12peldaños, con las piernas completamente abiertas (como las bailarinas de can-can cuando se lanzan al suelo) y descendia por ellos a saltos, del más alto al siguiente, hasta llegar al suelo, con las piernas completamente abiertas. Siempre que veo esa escena pienso lo que debía sufrir la parte más íntima de esa mujer, pero ella tan sonriente y contenta...

    Tiene filmadas varias operetas célebres:"Caballería ligera", "Gasparone", "La princesa de las czardas", "Maske in blau",
    "Die Fledermaus", etc...

    COLBRAN

    ResponderEliminar
  15. Lo dicho Colbran, tendré que repasar la filmografía de Rökk.
    De momento por si alguien duda de que lo que dices de la bajada de escaleras es cierto, aquí puede verlo:

    http://www.youtube.com/watch?v=aI_lfW1YS9c&feature=related

    qué daño...

    ResponderEliminar