jueves, 27 de mayo de 2010

"DAS RHEINGOLD" DESDE LA SCALA


Ayer se retransmitió en directo a cines de toda Europa la representación de “Das Rheingold” (El Oro del Rhin), de Richard Wagner, que tuvo lugar en el Teatro alla Scala de Milán, en una coproducción entre el recinto milanés y la Staatsoper Unter den Linden berlinesa, con la que se inicia la tetralogía “El Anillo del Nibelungo” que se pretende completar en las próximas temporadas con el resto de obras (“Die Walküre”, “Siegfried” y “Götterdämmerung”) hasta llegar a 2013, año en que se cumple el 200 aniversario del nacimiento de Richard Wagner, y en el que se ha previsto la representación del ciclo completo. Para esta aventura se cuenta con la dirección musical de Daniel Barenboim y la puesta en escena ideada por el belga Guy Cassiers.

He de comenzar diciendo que, en términos generales, no me gustó el planteamiento de Cassiers. La propuesta escenográfica tiene algunos momentos interesantes, como las sombras de los gigantes o la aparición de Erda. El charco del comienzo, a modo de Rhin, no es nada especialmente original y contó con el agravante de que durante toda la representación hubiera gente chapoteando, hasta en el Nibelheim. A mi juicio se pecó también de demasiada oscuridad, lo que unido a la pésima realización de la retransmisión, provocó dificultades en el seguimiento de lo que ocurría en escena.

Las proyecciones de video en el muro que cerraba el escenario iban creando los diferentes ambientes, unos más logrados que otros. Muy flojo el Valhalla, donde la triunfal entrada en el mismo de los dioses se limitó a una desaparición en la oscuridad.

La dirección de actores, sin ser especialmente destacable, sí fue algo más trabajada de lo que suele ser habitual.

Pero en mi opinión lo que lastró definitivamente la propuesta de Cassiers fue la presencia omnipresente junto a los cantantes de un cuerpo de baile en constante movimiento. “Das Rheingold” es una obra que cuenta ya con numerosos intérpretes en escena como para llenarla además de bailarines y mimos haciendo el ganso.

Cuando finalizó la escena de las hijas del Rhin y empezaron a deambular bailarines por allí, lo primero que pensé fue: “sí que es grave el tema de la huelga en los teatros italianos, que tienen que aprovechar para representar a la vez una ópera de Wagner y Coppelia”. Me pareció indignante asistir a las invocaciones de Wotan mientras una panda de mozalbetes medio en bolas le gesticulaban y le metían las manos por la cara a punto de sacarle el ojo sano. Pero es que además de ridiculizar a Wagner y entorpecer el seguimiento de la acción dramática, no encontré que se aportase absolutamente nada nuevo con semejantes sandeces.

El vestuario anacrónico, ridículo y feísta de Tim Van Steenbergen, no ayudo precisamente a hacer más atractiva la propuesta.

En el apartado musical siempre es complicado juzgar una función como la de ayer, vista en el cine, donde todo se oye bien y no es fácil calibrar cómo todos esos sonidos amplificados se están proyectando, conjuntando y escuchando en una sala en directo. Así pues, mis comentarios están condicionados por esa circunstancia y posiblemente fueran diferentes de haber estado presente en el teatro.

Ante todo, vaya mi mayor aplauso y reconocimiento para Daniel Barenboim y la Orquesta de la Scala que ofrecieron una maravillosa interpretación de la bellísima música de Richard Wagner, de la cual el director volvió a demostrar ser uno de los mejores ejecutores posibles que hay en la actualidad. Barenboim llevó a cabo una dirección muy cuidadosa con todos los detalles de la rica partitura wagneriana. La grandiosidad en esta ocasión cedió el paso al refinamiento tímbrico y al contraste de texturas y matices, logrando alcanzar unos niveles de emotividad e intensidad dramática enormes, viéndose resaltados los aspectos más líricos de la obra. La orquesta se mostró controlada en todo momento por la sabia mano del director que cuidó con mimo, a veces demasiado, los volúmenes en favor de los cantantes, o esa al menos fue la impresión que tuve escuchando la retransmisión.

El bajo alemán René Pape, reputado intérprete wagneriano de regios papeles como Marke (Tristan e Isolda) o Heinrich (Lohengrin), afrontaba por vez primera el exigente rol del dios Wotan. Pape hizo gala de su bellísimo timbre, cuidado fraseo, carisma, musicalidad, expresividad, conocimiento del repertorio y un comportamiento escénico irreprochable, aunque se mostrase un tanto estático en ocasiones, si bien eso puede ser achacable a la dirección de Cassiers.

Sin embargo, daba la impresión de que Wotan no acabara de ser su papel, para sorpresa de muchos, entre los que me incluyo, que pensábamos que podríamos estar ante el gran Wotan de los últimos años El Hans Hotter del siglo XXI. Quizás con mayor rodaje del personaje pueda llegar a serlo, pero ayer, aun gustándome mucho, no dejó la impronta que yo esperaba. En la zona aguda no acababa de llegar cómodo y se percibió, especialmente al final, demasiada tirantez. El problema puede estribar en que Pape realmente no es barítono. Ni siquiera un bajo-barítono. Es un auténtico bajo. Y eso se ponía de manifiesto en su disputa con los gigantes, donde el contraste entre las voces prácticamente era inexistente. Pese a todo disfrutamos de un estupendo Wotan, al que esperaremos para juzgarle con más criterio en la prueba de fuego que será “La Valquiria” con la que se abrirá la próxima temporada milanesa. Por cierto, acompañado de un reparto de lujo, con Waltraud Meier en el papel de Sieglinde y Nina Stemme como Brünnhilde.

Johannes Martin Kraenzle fue también un buen Alberich. Me dio la impresión de que quizás en directo su voz no alcanzase la gravedad y proyección deseadas, y resultase un tanto blando vocalmente, pero escuchado en el cine sonó francamente bien, con un ligero vibrato que no molestaba, y sobre todo, con una magnífica interpretación actoral.

La gran sorpresa de la noche para mí fue el extraordinario Loge del tenor alemán Stephan Rügamer. Su voz no se caracteriza precisamente por su belleza y brillantez. Una acusada nasalidad afea notablemente el timbre. Pero estuvo compensado con creces por un canto ricamente matizado y lleno de lirismo, sabiendo transmitir todos los dobleces del astuto Loge, acompañándolo además con un rendimiento inmejorable como actor, gestualmente impecable, con permanente movimiento escénico, apuntando incluso pasos de baile y dotando al personaje del carácter requerido, convirtiéndose en auténtico protagonista de la obra. Y todo ello pese al horrible look entre Punset y el Sombrerero Loco de Alicia con que le disfrazaron.

Excelente estuvo también el bajo coreano Kwangchul Youn como Fasolt. Llamaba la atención de inicio que se hubiese elegido para interpretar a uno de los gigantes a este cantante de envergadura más bien Torrebrunesca, pero su canto y expresividad fueron suficientes para componer un imponente Fasolt.

Por el contrario, el finlandés Timo Riihonen fue un Fafner bastante deficiente en todos los aspectos, con una voz fea y sin entidad alguna, que quedaba en ridículo en sus dúos con Youn.

Doris Soffel, la reciente Herodias del Real, deja más en evidencia, en el papel de Fricka, las limitaciones actuales de su voz, pero su actuación fue muy notable, adornando su canto con algunos matices exquisitos. Por eso no entiendo por qué al saludar fue objeto de algunos abucheos.

Wolfgang Ablinger-Sperrhacke fue un gran Mime. Estando brillante, tanto como actor, como vocalmente.

Anna Larsson, que curiosamente fue la Fricka del Anillo visto en Les Arts la pasada temporada, asumió en esta ocasión el papel de Erda. Tuvo algún apuro en la zona aguda, pero exhibió algunos graves de peso, especialmente al final de su advertencia a Wotan.

Correcta sin más, Anna Samuil como Freia, y muy bien Marco Jentzsch como Froh, luciendo un bonito timbre lírico.

Jan Buchwald fue un patético Donner. Vocalmente estuvo simplemente discreto, pero entre la constitución gordinfloide del muchacho, el peinado de Pumuky y un hieratismo escénico propio de un clik de famobil con golondrinos, el imponente dios del trueno sólo provocaba risa en sus apariciones y más bien parecía un Forrest Gump con sobrepeso.

Muy bien estuvieron las hijas del Rhin: Aga Mikolaj, Maria Gortsevskaya y Marina Prudenskaya, a quien ya vimos como Flosshilde en las piscinas fureras del Anillo valenciano.

El público milanés esta vez sí aplaudió y braveó con entusiasmo a Barenboim y la Orquesta, mostrándose un poco más frío con el resto de participantes.

De nuevo he de hacer una mención negativa de la realización de la retransmisión, que se empeñó en ofrecernos los poros y legañas de los cantantes con infinidad de primeros planos, entorpeciendo en numerosas ocasiones el seguimiento de la obra y la visión escénica en su conjunto.

Como ilustración musical he traído el final de "Das Rheingold", en este caso en la versión que pudo verse en Valencia, con Juha Uusitalo como Wotan, Anna Larsson como Fricka e Ilya Bannik como Donner, y la Orquesta de la Comunitat Valenciana dirigida por Zubin Mehta:


video de Reinhard62

10 comentarios:

  1. Estupenda y detallada crónica con la que coincido.

    Sólo y respecto de Pape -estando totalmente de acuerdo con las matizaciones que tú has hecho- a mi personalmente me encantó. No sé si es porque me gusta su voz y su forma de cantar, cante lo que cante, que también, pero su Wotan me entusiamó, la verdad, qué quieres que te diga, para mi junto con Barenboim lo mejor de la noche.

    Lo que dices del ballet a tutti pleni qué razón tienes, cuánto mareaba y emborronaba la escena. Hay un cierto horror vacui en las puestas en escena de Wagner, la cuestión es que ha de haber algo que distraiga qué horror, qué lamentable error. A mi me pareció elegantísimo el vestuario, pero esas señoras y señores en ropa interior alrededor de todos los personajes y, sobre todo, con tal profusión de movimientos, me pareció un desacierto total.

    Habrá que ahorrar para el 2013, si empiezan a haber "Anillos" sería estupendo repetir una experiencia como la de nuestro "Anillo" del festival del Mediterráneo, qué maravilla...

    ResponderEliminar
  2. Yo también estoy de acuerdo con tu crónica. El final de la ópera con los diones introduciéndose en la oscuridad me pareció que tenía una significación demasiado obvia y que le restaba espectacularidad a la escena, precisamente este me parece que no era el objetivo que buscaba Wagner. Lo de las danzas en los fragmentos instrumentales me pareció lamentable, así como el exceso de figurantes-dobles entre los dioses, algo que si se hubiera medido mejor hubiera dado más juego. El Rhin por momentos parecía más una charca digna de Platée, por seguir con Rameau, que un gran río que representa la naturaleza. Pero tampoco puedo decir que me disgustara, me dejó indiferente y me agobió en los momentos danzados. Gracias por la crónica.

    ResponderEliminar
  3. Pues celebro coincidir con dos personas de quien valoro tanto su opinión.
    Assai, de Pape creo que pensamos lo mismo, la única diferencia es que yo me esperaba tanto que me dejó un poco defraudado. Pero defraudado dentro del reconocimiento de la excelencia de su canto.
    Todo lo contrario me ocurrió con Rügamer, nada más empezar a oír su voz nasal presumí lo peor, pero finalmente acabó cautivándome.
    Respecto a los bailarines y mimos varios, yo ya empiezo a estar cansadito del empeño permanente en distraernos más allá de lo que se canta o, sobre todo, en los interludios musicales, especialmente de Wagner.
    El problema está en que a muchos de estos directores de escena de nuevo cuño ni siquiera les gusta la ópera o han tenido muy poco contacto con ella y así lo declaran sin pudor. E imagino que deben pensar que Wagner es un ladrillo y han de entretener a las masas con atracciones circenses.

    ResponderEliminar
  4. Atticus,
    He leído con la atención que merece tu estupenda crónica. Por lo a Wagner toca soy siempre muy prudente porque llevo años en el umbral de su gran música y no consigo colarme en su rico palacio.
    Sobre Pape, siempre le he oído y sentido como un bajo. Me gusta mucho, en especial su Rey Marke pero le vi cantar Elías en el Liceu y me sonó ausente y sólo cumplidor correcto.
    Tal vez vino con mal recuerdo de la temporada anterior cuando a el y a Waltrud Meier, la orquesta no paró de fallarles. Espero tener otra ocasión para disfrutar de su voz increíble.

    ResponderEliminar
  5. No pude asistir a la retransmisión televisiva y ahora se están bajando los enlaces para poder verla en casa.
    No puedo juzgar por lo tanto esperaré, aunque he oído y leído versiones muy dispares de la misma retransmisión. Dandini, por ejemplo a la salida de las deliciosas Mamelles, se mostró entusiasmado y en cambio Jaume Radigales, conocido crítico y catedrático de la Universidad de Barcelona, con el que algunas veces coincido, la masacra en su blog

    http://dietarioperistic.blogspot.com/

    Ya os comentaré algo más cuando la haya visto, aunque lo del omnipresente ballet, solo de imaginarlo, me pongo de los nervios.
    Crónica estupenda Mr. Finch

    ResponderEliminar
  6. Yo también coincido totalmente con tu opinión sobre la música, voces, el molesto ballet...algunos detalles de escena me encantaron.
    Felicidades por el blog.

    ResponderEliminar
  7. Desgraciadamente, no pude ir al cine, así que me espero a que alguna alma caritativa cuelgue los enlaces...

    Por lo que he visto y leído, no fue una cosa del otro jueves y la puesta en escena, ridícula con los bailarines haciendo el bobo.

    La incognita es Pape, excelente en papeles de bajo wagneriano, digno sucesor de Salminen. Pero para Wotan se requiere otro tipo de voz, bajo-barítono o barítono-bajo (no recuerdo exactamente). Si Salminem no cantó nunca Wotan, que yo sepa, por algo sería. Eso sí, me encanta la voz de Pape y hago votos a Wotan para que pueda con el rol, agudos incluidos.

    Os dejo un par de enlaces para de youtube con Pape de Wotan en la Walkiria.

    Un saludo.

    Rex.


    http://www.youtube.com/watch?v=pY5wD0WeZWI

    http://www.youtube.com/watch?v=CoEO2AecHb0&feature=related

    ResponderEliminar
  8. Hablando de cine y de Pape, donde estuvo soberbio fue en la peli de Kenneth Branagh "La flauta mágica" haciendo de Sarastro. La vi en el cine y compré el DVD. La recomiendo a los interesados. Un buen trabajo.

    Rex.

    ResponderEliminar
  9. Glòria: Ya te adelanto que como traspases el umbral wagneriano no habrá quien te saque.

    Joaquim: Qué mal suena eso de: "a la salida de las deliciosas Mamelles", pero en fin... Por lo que he visto creo que estoy más cerca de la opinión de Radigales que de la del amigo Dandini.
    Conociéndote, me temo que los bailarines molestones te van a encender (de ira, no de pasión).

    Kalamar: Bienvenida al blog. Espero contar con tus valiosas opiniones tantas veces como desees.

    Rex: Gracias por tus video-aportaciones. Yo estoy seguro que Pape mejorará en cuanto ruede un poco el papel. También hay que tener en cuenta que El Oro es la parte más aguda de Wotan, con lo que es de esperar que se acople mejor en las siguientes jornadas.

    ResponderEliminar
  10. Felicitaciones por el blog. Con respecto a Das Rheingold, la estoy bajando en este preciso momento con aMule, si alguien tiene los subtítulos en español de esta versión se lo agradeceré ampliamente.

    Cariños y los invito a mi blog (el nombre es raro porque ya estaban todos tomados) y se encontrarán con literatura, plástica y ópera, siempre ópera.

    prismairidiscente.blogspot.com.ar

    Saludos Omi

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.