miércoles, 21 de septiembre de 2011

"EL ÁRBOL DE LA VIDA". MUSICA PARA UNA OBRA MAESTRA


Siempre he considerado que la persistencia, durante los días siguientes a la proyección, de las sensaciones provocadas por la contemplación de las imágenes de una película que has visto por primera vez, es un fiel indicador del valor de la misma. Al menos del valor que para ti tiene.


Si parto de esa premisa, a la reciente ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes, “El Árbol de la Vida” (2011), dirigida por Terrence Malick, habré de considerarla como una de las mejores películas que he visto en los últimos años. O, al menos, una de las más memorables, en cuanto a persistentes en la memoria.

Este último trabajo del director estadounidense no está dejando indiferente a nadie y el público se divide claramente entre quienes opinan (opinamos) que nos encontramos ante una maravillosa obra maestra, y quienes la califican de soberano tostón o incluso directamente de desvergonzada tomadura de pelo.

No voy a ser yo quien defienda aquí la cinta de Malick. Reconozco que tiene muchos elementos que la hacen presa fácil de la crítica despiadada. ¿Es una película pretenciosa?, sin duda. Es larga, de ritmo moroso, desconcertante, narrada de forma poco convencional…

El cine de Malick probablemente no sea apto para todos los paladares, pero para poder disfrutar de él es imprescindible acercarse a la butaca de una forma distinta. Ir a ver una película suya puede ser lo más parecido a asistir a un recital de poesía visual de casi tres horas de duración, donde lo importante no es tanto lo que se cuenta, que también, sino cómo se cuenta. Al igual que ocurre cuando leemos un poema, es obvio que los mensajes que se quieren transmitir podrían surgir de manera más clara y concisa, pero probablemente no de forma más bella.

En esta película especialmente, el director norteamericano consigue hablarnos de la experiencia vital del ser humano y su comunión con la naturaleza, el universo y la trascendencia, en ocasiones quizás de forma demasiado abstracta y metafórica, pero con una belleza y una fuerza emocional difícilmente superables. Y lo consigue, además, no a base de apisonarnos con largos y complejos discursos, sino transmitiendo directamente sensaciones al espectador. Sensaciones que nos remiten sutilmente a nuestras propias experiencias de vida y nos hacen participar emocionalmente de esta inmensa obra maestra, a base de pura técnica cinematográfica esculpida con la paciencia y deleite que requiere la mutación del celuloide en poesía.

De cualquier forma no era mi intención entrar en un sesudo análisis de esta película en cuanto a sus valores puramente visuales o cinematográficos, sino que pretendía centrarme en un aspecto muy concreto, como es el de traer aquí algunos de los temas musicales incluidos en la misma, porque la música juega también un papel primordial a lo largo de todo el film. Contrariamente con lo que ocurre respecto a la escasez de diálogos, hay muy pocos momentos donde no se escuche la banda sonora.

Y es que una de las características del cine de Malick, melómano reconocido, como lo era también del de Stanley Kubrick, es el cuidado con el que emplea la música en sus trabajos y el acierto con el que suele elegir determinados fragmentos de música clásica que, a partir de entonces, suele ser difícil disociarlos de los fotogramas. Así ocurre con “Gassenhauer” de Carl Orff respecto de “Malas Tierras” (1973); con “El Acuario” de “El Carnaval de los Animales”, de Saint-Saëns, respecto de “Dias del Cielo” (1978); con “In Paradisum”, del “Réquiem” de Gabriel Fauré, respecto de “La Delgada Línea Roja” (1998); o con el inicio de “Das Rheingold”, de Richard Wagner, respecto a “El Nuevo Mundo” (2005).

La Banda Sonora original en esta ocasión corre a cargo del francés Alexandre Desplat, que ha compuesto una serie de temas de tono minimalista que se adaptan perfectamente a las poderosas imágenes de Malick, acompañándolas pero sin hacer perder el protagonismo a estas, y que se complementan a la perfección con los cortes clásicos incluidos por el director.

Son muchos, más de 30, y muy distintos, los fragmentos de música clásica que en algún momento suenan durante la proyección de “El Árbol de la Vida”, y quería proponer la escucha de algunos de ellos. Unos son tan conocidos como la Tocata y Fuga BWV 565 de J.S. Bach, la Sonata para piano KV 545 de Mozart, la Sinfonía nº 4 de Brahms, o este “Vltava” (El Moldava), el segundo de los seis poemas sinfónicos que componen “Ma Vlast” (Mi Patria) de Bedřich Smetana, y que podemos escuchar a continuación en la interpretación de la Filarmónica de Viena dirigida por Wilhelm Furtwängler:


video de addiobelpassato

También en diferentes momentos de la película se escucha el comienzo del primer movimiento de la Sinfonía nº 1 “Titán” de Gustav Mahler, cuyos primeros minutos os dejo en la interpretación, de nuevo, de la Filarmónica de Viena, esta vez bajo la batuta de Leonard Bernstein:


video de Tokkemon

Una de las secuencias finales del film transcurre al son de los acordes del impresionante “Agnus Dei”, de la “Grande Messe de Morts” del francés Héctor Berlioz, que podemos escuchar al Coro y Orquesta Sinfónica de Atlanta, dirigidos por Robert Shaw:


video de orincorr

Hacia 1930, Ottorino Respighi compuso la Suite III de sus “Arias y Danzas Antiguas”, transcribiendo libremente algunas piezas para laúd de los siglos XVI y XVII y convirtiéndolas en suite orquestal. La “Siciliana”, que también puede escucharse en “El Árbol de la Vida”, parece que se basó en una composición anónima:


Uno de los momentos más entrañables de la película, y al que pertenece la imagen que encabeza este post, es la secuencia en la que padre e hijo ensayan, al piano y guitarra respectivamente, esta pieza compuesta hacia 1717 por el francés François Couperin, originariamente para clavecín, y titulada “Las Barricadas Misteriosas”, que podemos escuchar en una versión para piano interpretada por Angela Hewitt:


video de oldedrum

En 1913, Gustav Holst, apenas un año antes de embarcarse en su gran obra “Los Planetas”, compuso este “Himno a Dionisos”, musicando un fragmento de “Las Bacantes” de Eurípides, traducido al inglés por Gilbert Murray. Esta pieza se caracteriza por sus continuos cambios de tempo que progresivamente van acercándose al desenfreno final, una vez que el dios Baco ha hecho acto de presencia. La versión que propongo es la del Royal College of Music Chamber Choir y la Royal Philharmonic Orchestra dirigidos por Sir David Willcocks:


video de 13Orcun

El compositor polaco Zbigniew Preisner, conocido sobre todo por sus trabajos para el cine (“Azul”, “El Jardín Secreto”, “La Doble Vida de Verónica”), estrenó en 1998 la obra “Réquiem para mi amigo”, dedicada póstumamente a la memoria del director de cine Krzysztof Kieslowski, a la cual pertenece este “Lacrimosa” que adquiere una importante presencia en la película de Malick y que podemos escuchar a continuación interpretado por la soprano Elzbieta Towarnicka, junto a la Sinfonia Varsovia y el Varsov Chamber Choir, dirigidos por Jacek Kaspszyk:


video de quickwear

Y, para ir acabando, os dejo otro de los momentos musicalmente más intensos de “El Árbol de la Vida”, se trata del segundo movimiento de la impactante Sinfonía nº 3 de Henryk Górecki, también conocida como “Sinfonía de las Lamentaciones”. Compuesta en 1976 para orquesta y soprano, en este segundo movimiento Górecki puso música a un texto escrito por una prisionera de 18 años en la pared de una celda de la Gestapo en Polonia y dirigido a su madre, en el que dice: “Mamá, no llores. Reina de los Cielos, protégeme siempre”. Podemos escucharlo en la versión de la London Sinfonietta y la soprano Dawn Upshaw, dirigidos por Davis Zinman:


video de whiskyboozer

Ahora sí, finalizo ya aquí este post de hoy con el tráiler de “El Árbol de la Vida”, de Terrence Malick:


video de trailers


49 comentarios:

  1. Tengo muchas ganas de verla y oirla y un tercer motivo: el sr Sean Penn! parece que sea uno de los críos pero ya crecidito..gracias por la gran introducción musical, ahora sabré qué es cada fragmento, sin decir a qué me suena?

    ResponderEliminar
  2. Mamá, qué miedo me da esta peli.

    ResponderEliminar
  3. Muchisimas gracias por la detallada información musical de la película que nos has ofrecido.
    En cuanto termine el Festival de Cine y la pongan en los cines voy a verla, si antes tenía alguna duda,me las has disipado, estoy segura de que me va gustar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Pues espero que os guste, Kalamar y Contrapunto. La película no es fácil y ya digo que tiene los que la odian y los que la aman. Así que si vais a verla que sea por vuestra propia iniciativa, no vengáis luego a tirarme piedras.
    Por cierto, kalamar, el papel de Penn es pequeñito y poco lucido.

    Maac: Desde luego es para valientes.

    ResponderEliminar
  5. A mi también me da miedo y, de moment, he decidido no verla pero te agradezco mucho lo que has escrito y la presentación de las piezas que conforman su banda sonora.
    Saludos, Atticus!

    ResponderEliminar
  6. Otro que no la va a ver. Pero reconozco que, eligiendo la música, el señor Malick es un crack, como tú te has encargado de demostrar.

    ResponderEliminar
  7. Por otra parte, me temo que no voy a ir al cine a ver ni esta ni ninguna otra durante unos años, y posiblemente la primera que vea esté protagonizada por Bob Esponja o Pocoyo.

    ResponderEliminar
  8. Pues yo también estoy deseándo ir a verla, soy cada vez más de ese tipo de películas que suscitan opiniones de extremos. Si además incluye un recorrido musical tran atractivo, pues el apetito aumenta. Aunque a veces pasa que no sabes si te ha gustado la película por la música o por todo lo demás, pero bueno, también aquélla forma parte del cine. Esto me ocurrió, por ejemplo, con Black Swan, que muchos consideran una aberración, y que hizo que volviera a escuchar "El lago de los cisnes" después de tiempo.
    Gracias por poner esa versión de "Mi patria" con Furtwängler, no la había escuchado y Furt siempre es una sorpresa.

    ResponderEliminar
  9. Vista!!.. sin duda una gran bso, pero demasiado pretenciosa para mi gusto... lástima que Malick no vuelva por los fueros de "La delgada Línea Roja" y prefiera una película/documental para el despliege de sus inquietudes, que por otra parte, poca gente entiende.

    ResponderEliminar
  10. Glòria: Pues si al final te animas, ya me dirás tu opinión.

    Titus: Pocoyo con música de Górecki también puede tener su punto.

    Golaud: Ese inicio de Furt a cámara lenta es espectacular.

    juanma morales: Bienvenido al blog.
    En "La delgada línea roja" Malick ya presentaba los trazos característicos de su cine, aunque no entrase en "momentos National Geographic", y desde luego ya apuntaba sus inquietudes.
    En mi opinión tanto en "la delgada línea roja" como en "el nuevo mundo" se aprecia la particular forma de narrar de Malick y su concepto poético de la obra cinematográfica. Es verdad que en "el árbol de la vida" avanza un poco más y se queda en el límite mismo que separa la genialidad de la ridícula pretenciosidad y aquí es donde algunos creemos que se queda a un lado de esa delgada línea (no sé si roja) y otros que se ha pasado cayendo al vacío.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  11. Pues Sean Penn no se si habrá cobrado, por lo poco que hace. Por lo demás, la película es hermosa, pretenciosa y superficialmente metafísica, con un primer rato que parece patrocinado por National Geographic y todo el resto recordando en más de una ocasión a otro Terrence, el Davies de 'El largo día acaba', en la forma, aunque no en la intención.

    ResponderEliminar
  12. Creo que Sean Penn habrá cobrado y no poco, pero parece que ha acabado muy cabreado con Malick por lo reducido que ha quedado su papel en el montaje final.
    Tienes razón en que este árbol puede recordar en cierta forma a "El Largo Día Acaba", con esa reposada visión de la cotidianeidad cargada de meticulosidad estética.

    ResponderEliminar
  13. Atticus, aunque sólo sea para disentir, no me veo ni en un extremo ni en el otro. Soy de los que se queda en el lado más terrenal de la película (¡esos niños creciendo!). Opino que tiene cosas bellísimas y bastantes despropositos. Creo que se ha de ver, a menos que tengas voluntad de mueble.

    Muy buena tu disección musical. Desplat, junto con Giachino, son los nuevos cracks. Pero el uso del Requiem de Berlioz me machacó las neuronas (y eso que lo he escuchado con emoción en un San Francisco arrasado por el sida).

    ResponderEliminar
  14. Y gracias por las barricadas. Llevaba tiempo sin disfrutarlas.

    ResponderEliminar
  15. Allau, la verdad es que últimamente ya he hablado con varias personas que se sitúan en ese punto medio, coincidiendo en alabar el microcosmos familiar y rechazando el momento National Geographic, pero sin echar por tierra la obra en su totalidad.

    Yo sigo defendiendo la calidad y excelencia del conjunto. El autor ha optado por acudir al origen de la vida mismo para dar explicación a su sentido. Puede ser más o mneos acertado o podemos colmulgar más o menos con su tesis panteista (a mí personalmente el final es lo que menos me gustó), pero es la obra de su autor y lo que habrá que analizar es si consigue transmitir a base de técnica cinematográfica las sensaciones que busca hacer sentir.
    Conmigo sí lo consiguió y el momento National Geographic, aun siendo pretencioso no me pareció fallido. El concepto podría haberse contado posiblemente en menos tiempo, pero no creo que las sensaciones hubiesen traspasado la pantalla de igual forma.

    Gracias por tu comentario.
    Me ha parecido muy interesante, aunque discrepemos, tu crítica de la película y aprovecho para recomendar desde aquí su lectura:

    http://allausz.blogspot.com/2011/09/ascensio.html

    ResponderEliminar
  16. Te agradezco muchísimo tus referencias a la banda sonora de esta película porque los títulos de crédito pasaron muy aprisa y no pude retenerlos. Me gusto, y mucho, la película.

    ResponderEliminar
  17. Gracias a tí por tu comentario, Pepe del Montgó. Bienvenido al blog.
    Es verdad que los créditos pasaban a una velocidad que hacían imposible su lectura. Se ve que como tanto se alargaron en el metraje, pensaron recortar minutos en los títulos finales.

    ResponderEliminar
  18. hoy 1de oct. he visto la pelicula a0030h.en verdad yo la clasificaria como un docudrama genial fantastica pero no es una pelicula al uso ,es larga a veces tediosa aburrida pero genial algo como 2001 odisea osea que no vayas a ver una pelicula pues saldras defraudado ves a relajarte emocionarte con las escenas mas impresionantes nunca vistas y una prodigiosa banda sonora digna del mas exigente melomano, la volvere a ver en casa

    ResponderEliminar
  19. Gracias por informar de la música de la película. Vi la película y reconocí casi todas las obras de música clásica que aparecieron. Algunas (para mi formación, no para la del público general, claro) me parecieron tópicas. Sólo hubo una que me interesó y que no pude situar. A ver si me puedes ayudar y la encuentro. Era solamente orquestal, estaba situada aproximadamente entre el tercer y el cuarto cuarto de la película (o sea en el 75 de 100). Era un poco atonal sin llegar a perder la polaridad en torno a alguna tonalidad, pero valiente, lejana. Debía de ser de la primera mitad del siglo XX, como un Hindemith o algo así. Pero no te preocupes, cuando salga el DVD lo podré ver. Sentí no levar el Shazam encima.
    Gracias por tu dedicación.
    José Carlos Carmona
    joseccs@us.es

    ResponderEliminar
  20. La verdad, José Carlos, es que a pesar de tu detallada descripción del fragmento en cuestión, me es imposible identificarlo. He visto la película una vez sólamente en el cine hace 15 días.
    De cualquier modo, o pertenece a la banda sonora original compuesta por Desplat o es alguno de los temas que se relacionan por ejemplo aquí:

    http://blogs.indiewire.com/theplaylist/archives/music_list_all_37_songs_features_in_terrence_malicks_the_tree_of_life/

    Gracias por tu visita y suerte con la búsqueda.

    ResponderEliminar
  21. Gracias. Ya lo he descubierto gracias a tu referencia a la otra web. Era: “After the Rain: Antiphon” , escrita por Barry Guy.
    ¡Es impresionante esa obra!

    ResponderEliminar
  22. Mª Fernanda19/10/11 18:55

    Magnífico tu blog. Eran tantas y las buenas las referencias que..HE TENIDO QUE HACERME ADICTA.

    Muy buena la película. Pocas veces salgo del cine "llena".
    Un cordial saludo desde Sevilla

    ResponderEliminar
  23. Gracias por tus palabras Mª Fernanda. Tienes a tu disposición este blog para comentar cuanto quieras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Cristián9/2/12 15:56

    Amigo, se agradece mucho el trabajo que hiciste para recopilar los nombres de estas piezas musicales que aparecen en esta hermosa película. Todo indica que eres un hombre que goza del privilegio de tener sensibilidad por el arte.
    Saludos sinceros desde Chile.

    ResponderEliminar
  25. Gracias a tí, Cristián, por pasarte por aquí y por tus amables palabras.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  26. Simplemente un comentario...

    Hace poco más de un mes que ví este gran film y me impactó. Lo encontré de una sensabilidad fuera de lo normal y que logra dejarte sin aliento. Entiendo que no a todo el mundo le guste y haya una gran parte del público que piense que es un tostón, pero las obras de arte no están hechas para entretenernos sino para emocionarnos. Pienso que quienes hemos perdido un ser querido joven y de forma traumática nos sentimos como Malick intentó evocar en esta fantástica película acompañada de esa estupenda banda sonora.

    Lo cierto es que la sensibilidad se tiene o no y las opiniones de cada individuo son libres.

    Un saludo virtual!

    ResponderEliminar
  27. Svenska, gracias por tu comentario, con el que estoy totalmente de acuerdo. La emoción es lo principal de una obra de arte y Malick es un maestro para hacer brotar la emoción a partir de unos simples fotogramas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  28. Carlota Valdés30/3/12 18:04

    Estimado Atticus Finch,

    muchas gracias por tu blog,en especial por esta recopilación de obras maestras del árbol de la vida...Cada vez que las escucho rememoro escenas increibles de la película y se me siguen poniendo los pelos de punta. Me alienta encontrar tantas personas a las que les haya removido, ya que me he decepcionado mucho al ver la poca aceptación del público, probablemente por la falta de predisposición a la reflexión personal a partir de un proyecto tan abierto a la vez que hermoso.

    Un abrazo,

    PD:hemos conseguido todas las piezas que aparecen en la película, si te interesa alguna, no tienes más que pedírmela.

    ResponderEliminar
  29. Bienvenida al blog, Carlota. Gracias a ti por tu comentario.
    Ya sabes que a mí me entusiasmó esta película y me alegra que otras personas que también se emocionaron con esta obra maestra dejen aquí su opinión.

    Un abrazo.

    Ah, me encanta tu hitchcockiano nombre.

    ResponderEliminar
  30. Carlota Valdés3/4/12 20:58

    Hola Atticus,
    pues sí, no podía traicionar a la que ha sido mi peli favorita desde mi infancia... Ahora que me has recordado vértigo, me he dado cuenta de que no muchas películas tratan la resurrección y justamente estas dos lo hacen desde prismas muy distintos. Se me viene a la cabeza un artículo de la Nickel Odeon que comparaba Vértigo y Ordet desde este punto de vista. Si bien en Vértigo se nos muestra una perspectiva de la resurrección a través del amor-pasional, en Ordet se trata de un amor más divino, un amor más desde la gratitud. Sin embargo, en el árbol de la vida, yo intuyo esa resurrección desde el amor-perdón-reconciliación. Y lo más grande en esta película es, según mi propia experiencia, que el autor deja al espectador casi intuir la suya propia. No habla de otros. Te habla a ti. Me parece increíble que desde la experiencia del propio Malick, tan lejana a la mía, yo pueda sentir mi propia experiencia, al igual que creo que la puede experimentar alguien de cualquier otra religión o incluso, sin ella. Y es porque creo que va a la esencia. No se queda en lo superficial como a veces nos quedamos. Va a la esencia del hombre y a su sentido en la humanidad.
    Un abrazo,
    PD: acabo de leer lo que comentáis de la delgada línea roja vs. el árbol de la vida y estoy totalmente de acuerdo con Atticus, ambas (y junto con el nuevo mundo) están en total armonía.

    ResponderEliminar
  31. Hola Atticus.

    Mi nombre es Carlos y te escribo por tu blog, en concreto sobre la entrada de la música de "El Árbol de la vida" .

    Antes que nada enhorabuena por tu blog y gracias por ponerlo fácil a la hora de identificar la música que suena en la banda sonora. Ni que decir tiene que a mi la película me encanto ;-)


    Bien, resulta que hay una música que aún no identifico y que no veo que corresponda con ninguna que has puesto, y tambien me he asegurado que no es de las que Desplat incluye en su CD.


    A ver si puedes ayudarme. Se trata de la primera música que suena en la película en la escena en que la madre supuestamente recuerda su infancia y habla del camino de la naturaleza y el de la gracias ¿Sabrías decirme cual es?


    En cualquier caso, gracias ! :-)

    ResponderEliminar
  32. Carlota: Me parecen muy interesantes tus reflexiones comparando Vértigo y Ordet y analizando la visión de Malick.
    Para mí uno de los grandes méritos de éste, es su acierto a la hora de hacer un cine que yo califico casi de impresionista, en el que con apenas unos trazos visuales consigue que las emociones lleguen al espectador y se haga copartícipe de la narración. En este caso aunque no se comparta su visión del hombre y la trascendencia, es imposible no compartir las sensaciones que busca que crucen la pantalla.

    Carlos: Bienvenido al blog y gracias por tus palabras.
    Si te refieres a la música que suena al comienzo, en la escena de las vacas y los girasoles, se trata de un fragmento de "Funeral Canticle", del compositor británico John Taverner.
    Gracias de nuevo por tu visita.

    ResponderEliminar
  33. Gracias de nuevo Atticus !!

    Pero verás, es que estoy echo un pequeño lío, :-O resulta que hay un John Taverner contemporáneo y otro John Tavener (sin la primera r) que es renacentista. Ambos británicos. Creo, segun lo que he encontrado por ahí, que la obra "Funeral Canticle", se refiere al segundo. (He encontrado un disco llamado Eternity Sunrise)

    De todas maneras, la pieza no la encuentro por este titulo en su catálogo de obras en wikipedia, ni en ningun lado...

    Es casi la pieza que más me gusta en la película, por como esta engarzada en esa escena de las vacas y los girasoles, como dices. Tiene un no se qué...

    Saludos ;-)

    ResponderEliminar
  34. Disculpa Attucis !!

    Me re-corrijo a mi mismo
    Tavener es el contemporáneo, y es que encima la musica en ocasiones suena tan renacentista .. :-)

    ResponderEliminar
  35. Efectivamente, Carlos, "Funeral Canticle" es una obra de John Tavener, compositor nacido en el siglo XX que no hay que confundir con John Taverner, también británico pero de los siglos XV-XVI.
    En el CD que comentas, "Eternity's Sunrise" se incluye una grabación de "Funeral Canticle". Desconozco si lo puedes encontrar en otra grabación.
    En este video puedes escuchar Funeral Canticle completo:

    http://youtu.be/OcL4J0pzlAg

    ResponderEliminar
  36. Gracias de nuevo por estar ahí Atticus. La de cosas nuevas que uno aprende en estos hilos electrónicos... Cualquier ocasión es buena. Como rizo final, resulta que me entero ahora que John Tavener reclama ser descendiente lejano, pero directo, de John Taverner. En algún momento de la historia se comieron una erre Cosas veredes! :-)

    Saludos !!

    ResponderEliminar
  37. La R la debió vender Tavener para que le diesen el título de Sir... jaja...

    ResponderEliminar
  38. Trascendental, esencial, inolvidable. Una pelícla que ayuda a reconciliarse con uno mismo. Un saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo. Y gracias por visitar el blog y compartir tus opiniones

      Eliminar
  39. "El árbol de la vida"...tan poética como pretenciosa, tan solemne como soporífera, tan trascendental como vacía, tan metafísica como pueril, etc. etc.

    En cualquier caso, gracias Atticus por tu blog. He empezado a seguirlo y me parece excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus amables palabras sobre el blog, espero que participes con tus opiniones en más ocasiones.
      Un saludo.

      Eliminar
  40. Maravillosa música. Gracias por desgranar cada uno de sus temas.
    La película, preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu visita y tu comentario, María Dolores.
      Una película maravillosa y una música que no le desmerece en absoluto.

      Eliminar
  41. Estoy maravillada con este post. Qué preciosidad y cuanta sensibilidad rezuma desde el principio.
    Me admira que sepas tanto de música ;-)))

    ResponderEliminar
  42. Alguien me podría ayudar? Cómo se llama la canción que el chico toca con la guitarra en una escena y su padre lo acompaña con el piano?

    Graciaas:))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “Las Barricadas Misteriosas”, de François Couperin

      Eliminar
  43. Gracias por hacer esta entrada de blog.
    LLegué buscando cómo se llamaba una pieza y he descubierto varias nuevas.

    Salud,
    f.

    ResponderEliminar
  44. Quería saber cuál es la música del trailer, las diferentes piezas que suenan cuales son.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  45. Ayer la vi, voy tarde lo se y qué preciosidad cuando sonó "Moldavia de Smetana se me ensanchço el alma, aún no he podido meterla toda dentro de mi ser, anda por el universo expandiéndose. me encanta la referencia a National Geographic y al Hubble.

    ResponderEliminar