martes, 19 de febrero de 2013

GALINA VISHNEVSKAYA. TEMPERAMENTO RUSO


El pasado mes de diciembre falleció en Moscú la soprano rusa Galina Vishnevskaya (1926-2012). Quienes sigáis este blog y me conozcáis, sabréis que es una cantante por la que siento especial devoción. Su canto y su fuerza expresiva siempre me han cautivado y considero que en el repertorio ruso hay pocas voces que le hagan sombra.

Mi admiración por ella aumentó todavía más cuando conocí un poco las vicisitudes de su vida personal. Y es que la vida de Vishnevskaya estuvo plagada de emociones, penurias y desgracias a las que la fama posiblemente jamás consiguiese dar suficiente compensación.

Nacida en 1926, la guerra y la pobreza estuvieron presentes en sus años de juventud y la marcaron para siempre. Sus padres la abandonaron siendo niña y fue a vivir con su abuela paterna, quien murió como consecuencia de las quemaduras sufridas en un incendio cuando, al quedarse dormida junto a la estufa, sus ropas se prendieron. Galina contaba apenas 15 años, quedando entonces sola y sumida en la pobreza.

En 1943, en pleno sitio alemán de su ciudad natal de Leningrado (actual San Petersburgo) entró a estudiar en el Conservatorio y un año después contrajo matrimonio con el joven oficial de Marina Georgi Vishnevsky, de quien tomaría para siempre el apellido. La unión apenas duró unos meses debido al alcoholismo de él y a su férrea oposición a que Galina pudiese embarcarse de lleno en una carrera musical o artística.

Tras la liberación de Leningrado y ser condecorada con una medalla por participar activamente en la defensa de la ciudad, se unió a una pequeña compañía de opereta que dirigía Mark Ilich Rubin, 22 años mayor que ella, con quien además de trabajar acabaría casándose. Poco tiempo después tuvieron un hijo, pero el pequeño contrajo una infección y falleció a los dos meses de edad, contando en sus memorias Vishnevskaya que ella y su marido fabricaron el ataúd con unas tablas que forraron con tela blanca y enterraron a su hijo abriendo una fosa con sus propias manos luchando contra la dura tierra congelada del cementerio.

Su preparación técnica y vocal junto a Vera Nikolayevna Garina fue decisiva para lograr un cierto equilibrio e ilusión en su vida personal y sobre todo para el futuro éxito de su carrera, aunque a punto estuvo también ésta de frustrarse para siempre cuando a Vishnevskaya le detectaron una tuberculosis que exigía la extirpación de parte de un pulmón. Sin embargo, pudo vencer la enfermedad sin necesidad de intervención quirúrgica gracias a una fuerte medicación que obtuvo en el mercado negro, sin que, afortunadamente, sus capacidades vocales resultasen afectadas.

En 1952 participó en un concurso de canto organizado por el Teatro Bolshoi para la captación de jóvenes voces, logrando alzarse con la victoria, siendo admitida al año siguiente para formar parte de la compañía del Bolshoi, donde permanecería hasta 1974. En cuanto empezó a despuntar, la KGB contactó con ella para intentar utilizarla como confidente y descubrir a los presuntos enemigos del régimen infiltrados en el mundo artístico, aunque progresivamente pudo irse desvinculando de esas prácticas. Lo que no pudo evitar fue el acoso del entonces jefe del estado soviético, Nikolái Bulganin, quien cortejó a la cantante con inusitada insistencia. Pero él no sería el elegido para convertirse en su nueva pareja.

En 1955 su matrimonio con Mark Rubin pasaba por horas bajas y fue entonces cuando conoció al violonchelista Mstislav Rostropóvich, surgiendo inmediatamente una atracción mutua que les llevó a casarse ese mismo año. A partir de ese instante la vida personal de Vishnevskaya dio un definitivo giro positivo y al fin encontró la felicidad al lado de un hombre junto al que tuvo dos hijas y que fue su pareja hasta el fallecimiento de Rostropóvich, en 2007, tras 52 años de matrimonio.

En lo profesional, la carrera de Galina estaba en auge. Era ya plenamente reconocida en su país y comenzaba a triunfar paseando su arte por todo el mundo, pese a las restricciones que el gobierno soviético tenía para las salidas de los artistas nacionales fuera de sus fronteras, salvo que fuesen de la relevancia de Vishnevskaya o Rostropóvich que eran en aquel momento una inmejorable propaganda de la excelencia de la cultura soviética.

Sin embargo, a comienzos de los años 70 las cosas volvieron a torcerse cuando Rostropóvich alojó en su casa de campo al disidente político Aleksandr Solzhenitsyn y le defendió públicamente. Las autoridades prohibieron a la pareja actuar fuera de la URSS, silenciaron el trabajo de ambos y Rostropóvich fue incluso expulsado del Bolshoi. En 1974 ya no soportaron más esa situación y tomaron la difícil decisión de abandonar el país junto a sus hijas y residir en el extranjero. Así lo hicieron y, tras su exilio, les sería revocada la nacionalidad soviética como represalia.

En 1990, ya con Gorbachov en el poder, se acordó restaurarles su condición de ciudadanos soviéticos, gesto al que correspondieron Mstislav y Galina en 1991 regresando de nuevo a vivir en su país. Actualmente, los cuerpos de ambos reposan para siempre en el cementerio moscovita de Novodevichy.

Bueno, pues hasta aquí la pequeña reseña que quería hacer de la vida de Galina Vishnevskaya, una mujer de la que, además de su bellísima voz, he admirado su capacidad de lucha y superación, su arrolladora personalidad, la firmeza de su carácter y su fuerza para hacer frente a las adversidades con optimismo, viendo siempre la cara positiva de las cosas. Por eso era capaz de declarar que, a pesar de todo, había tenido en la vida lo mejor que puede existir: “el mejor teatro, el mejor esposo y los mejores directores de orquesta y de escena”.

Aunque hoy no me he centrado en la parte musical, no quisiera acabar sin dejaros la oportunidad de escuchar a Vishnevskaya. Se trata además de una pequeña joya a la que de momento se puede acceder gracias a los amigos de Youtube. Es un recital íntegro dedicado a canciones de Tchaikovsky que la cantante ofreció en el Gran Salón del Conservatorio de Moscú en 1964 acompañada al piano por su esposo Mstislav Rostropóvich. Dura poco más de una hora y es toda una gozada.

Para los que no tengáis tiempo o ganas ahora de escuchar el recital completo, os dejo una pequeña y hermosa muestra de la voz de Vishnevskaya y la música de Tchaikovsky. Se trata de la Canción de Cuna que constituye la primera de las seis piezas que integran su opus 16:


video de pustinnik50

Y ahora aquí tenéis el recital íntegro. Espero que lo disfrutéis.


video de reznikers

10 comentarios:

  1. Precioso homenaje, Atticus. Vishnevskaya estuvo en Madrid acompañando a Rostropovich en la preparación de la Lady Macbeth que pudimos ver en el Teatro Real hace años. Eso sí, no tengo muy claro que las cosas fueran siempre bien dentro del matrimonio, porque circula con fuerza la leyenda urbana de que el violonchelista tuvo un hijo con la Mutter. Sea como fuere, gran artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que el matrimonio no fue un camino de rosas, ni mucho menos. El lío con la Mutter parece ser vox populi, lo que no tengo tan claro es lo del hijo... y Slava (Rostropovich) con setenta y pico años...
      En cualquier caso, lo que no hubiera sido de perderse es la furia desatada de la Vishnevskaya si se enteró...
      Joé, esto parece ya Tómbola...

      Artistazos ambos, sin duda.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Vaya una vida la de Vishnevskaya, hace falta coraje para superar todos los problemas que tuvo y aún así ser capaz de servir de instrumento a música tan bella.
    El recital es una joya, hay que ver lo que transmite la voz de esta mujer, aunque no entendamos ni una palabra de lo que dice.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que la imperial descendencia te ha hecho abandonar las clases de ruso... O igual es que el acento sanpetersburgués te confunde. A mi me pasa.
      Sabía que te gustaría. Hay varias canciones en que la fuerza expresiva que desprende es electrizante. Escucharla en directo debía ser toda una experiencia.

      Eliminar
    2. Yo en ruso solo sé decir "Alerta, ataque aéreo", y no recuerdo por qué, pero el caso es que sé decirlo.

      Eliminar
  3. Emocionante biografía de una grande del canto que se fue. Su belleza, ser Rusa Y su canto me hacen recordar a Anna Netrebko, son hechas de la misma fuente. Su angelical rostro también me recuerdan a Deanna Durbin que este año cumple 92 años. Para cuando su Biografía? me encantaría leerla en tu excelente BLOG y estoy segura que les va a gustar a tus seguidores, hay mucho material. ATTICUS, morías por ver a ANNA en la TATIANA de EUGENE ONEGIN, pues se te dió. Lo que me hace muy felíz, pero no entiendo bien, que ROLANDO VILLAZÓN al fin estara junto a ella, no sabes mi alegría cuando lo leo en la programación del MET 1013-14 anunciándolo, pero no entiendo el papel que le dan, el merece de primera figura, debería ser ONEGIN o LENSKY, quiero tu autorizada opinion......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primera vez que yo escuché a Netrebko me acordé de Vishnevskaya. Ambas pueden ser las Tatiana de sus respectivas épocas.

      Villazón será Lenski en el segundo cast, así que no coincidirá con Anna en escena. Con ella estará, como Lenski, Piotr Beczala. Desde mi punto de vista muchísimo mejor así. El Lenski de Beczala es fantástico.
      Villazón no puede cantar Onegin, al ser un papel de barítono (bueno, aunque con Plácido Domingo este razonamiento no valdría).

      Eliminar
  4. Me has proporcionado una tarde estupenda con Vishnevskaya. Admirable su vida y su legado musical. Agradecido me hallo.

    ResponderEliminar
  5. Estimado Atticus, es mi primera intervencion a tu blog, a pesar de que ya habia leido alguna de tus entradas. Vishnevskaya es una de mis sopranoos favoritas, aunque, al principio, sentiia reservas por ella debido a que el gusto por sus notas mas agudas(la si y do agudos de soprano) debe ser adquirido, pero con el tiempo, paso a ser una de mis sopranos de referencia y despues de leer su autobiografia hace algunos años, pase a sentir una autentica idolatria por aquella gran mujer que me inspira con su valor en mis propias batallas diarias.......
    Sus interpretaciones son de una belleza y emocion especcial. Con su lamentable muerte(que senti profundamente) se extingue lo ultimo de aquella mitica generacion(aunque no estoy seguro de que sea la expresion correcta) de cantantes de musica docta, solo por poner un pequeño ejemplo, podriamos decir unos cuantos nombres y apellidos: Franco Corelli, Renata Tebaldi, callas, Dietrich Fisher-Dieskau y su rival Herman Prey, Giuletta Simonato y su enemiga Feodora Barbieri, quiza tambien podriamos mencionar a Christa Ludwig(aunque yo la siento un poco posterior). Mario del Monaco ,Di Stefano y Maureen Forrester. Pero bueno, de nada sirve lamentarse ya, esta gran cantante, a dejado variios testimonios de su arte, destacadisimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido al blog y gracias por venir por aquí y dejarnos tus comentarios.
      Yo también las primeras veces que escuché a Vishnevskaya tuve ciertas reticencias ante sus notas más agudas, pero su musicalidad y sobre todo su innata expresividad me conquistaron sin reservas para siempre.
      Conocer posteriormente su biografía sólo hizo aumentar mi admiración por ella.
      Afortunadamente, tanto de ella como de esas otras grandísimas figuras que mencionas, permaneceran para siempre sus grabaciones y eso hará que las nuevas generaciones puedan seguir disfrutando con las mejores voces de la historia.
      Un saludo

      Eliminar