viernes, 26 de febrero de 2010

VESSELINA KASAROVA Y LA ORQUESTA DE CÁMARA DE BASILEA


La mezzosoprano búlgara Vesselina Kasarova ofreció el pasado miércoles 24 un recital dedicado a arias de Rossini en el Palau de la Música de Valencia, acompañada por la Orquesta de Cámara de Basilea (Kammerorchesterbasel) dirigida por Giovanni Antonini, quienes en la segunda parte del concierto interpretaron la Séptima Sinfonía de Beethoven.

Lo primero a comentar es una decepción. A pesar de la política de precios de doña Mairen, de la consabida crisis y de la escasa publicidad que últimamente acompaña las representaciones musicales en esta ciudad, no me esperaba ver la sala principal del Palau con huecos. Es verdad que no eran excesivos, pero sí más de los que considero que merecía la primera actuación de Vesselina Kasarova en Valencia.

El concierto comenzó con la Orquesta de Cámara de Basilea afrontando la conocida Obertura de “La Italiana en Argel”, de Gioacchino Rossini. Una pieza que se inicia con el pizzicato de las cuerdas y la reposada melodía de los oboes, para enseguida entrar de lleno, con
viveza y alegría, en territorio puramente rossiniano, con algunas pinceladas alusivas a la música oriental remarcadas en esta ocasión por la presencia entre la percusión de un campanil turco. Las progresiones en los tiempos y dinámicas fueron muy bien marcadas por Antonini, quien demostró una perfecta compenetración con la masa orquestal y ser un gran conocedor del repertorio rossiniano. Tanto el director como los músicos, durante toda la noche dieron además la impresión de estar sumamente relajados y disfrutando de su trabajo.

Seguidamente podemos escuchar la obertura de "La Italiana en Argel" interpretada por la National Philarmonic Orchestra dirigida por Riccardo Chailly:


video de kingofwalzer

Tras la obertura salió a escena Vesselina Kasarova, quien comenzó su actuación con dos arias también de “La Italiana en Argel”: “Per lui che adoro” y “Amici, in ogni evento… Pensa alla Patria”. No tuvo la búlgara en su encarnación de la Isabella de la partitura rossiniana sus mejores momentos de la noche. Le faltó trasladar esa chispa y
picardía que requiere el personaje. Vocalmente mostró desde el principio las virtudes y defectos que seguirían repitiéndose durante la velada y que son, en definitiva, los que caracterizan a esta cantante.

Tiene una voz grande, de inmenso volumen, bellísimo timbre oscuro, y con una zona grave cavernosa. Es en este territorio donde su instrumento resulta privilegiado, exhibiendo unos graves de auténtico lujo, y sólo por eso ya vale la pena escucharla. En el registro alto se movió también con solvencia, consiguiendo unos agudos fieros y potentísimos. Es en la zona media donde su canto presenta las mayores carencias, con demasiadas notas veladas y una emisión irregular, que originan una notable falta de homogeneidad entre registros. En las muy exigentes coloraturas escritas por Rossini hubo un poco de todo, desde correctas ejecuciones, a momentos donde pasó mayores apuros tendiendo a comerse notas.

Tras los fragmentos de “La Italiana en Argel” completó Kasarova su actuación con “Eccomi nal fine in Babilonia… Ah! Quell giorno ognor rammento”, de Semiramide, y “Perche turbar la calma di questo cor” de Tancredi. En ambos fragmentos me gustó más que al principio del recital, especialmente en Tancredi, donde presentó un canto más rico en matices y se aventuró por terrenos abisales consiguiendo algunos graves imposibles.

Al finalizar su actuación, la cantante fue largamente aplaudida y se vio forzada a ofrecer un bis que no debía llevar preparado, pues, tras una pequeña charla con Antonini y la orquesta, decidieron volver a interpretar el “Perche turbar la calma di questo cor” de Tancredi.

He de decir que disfruté mucho escuchándola y lo pasé realmente bien, pese a los defectos ya apuntados, compensándome con creces la posibilidad de escuchar en directo una voz como la de la búlgara, con esos graves que, desgraciadamente, hoy por hoy no son nada habituales.

A continuación podemos escuchar a Vesselina Kasarova cantando "Ah! Quell giorno ognor rammento”, de Semiramide:


video de LindoroRossini

La Orquesta de Cámara de Basilea, con Antonini al frente, ofreció en la segunda parte del concierto una ejecución de la Sinfonía nº 7 de Beethoven muy interesante. Si durante la primera parte dedicada a Rossini vimos a un Antonini
dominador de la situación, dirigiendo la agrupación apenas con pequeños gestos, con la partitura de Beethoven se le vio mucho más desbordado, dando la impresión de que en cualquier momento la situación se le iba a ir de las manos e iba a acabar cada músico tocando a su aire. Pero afortunadamente no fue así.

Impuso el italiano unos tempi velocísimos, quizás demasiado, pero el brío, fuerza y frescura que consiguió imprimir, así como un inteligente manejo de las dinámicas que propició una considerable riqueza cromática, de múltiples acentos, condujeron a un resultado final muy satisfactorio. Eso sí, convendría recomendarle a Antonini que, para futuras representaciones, intente controlar un poco su ímpetu y emoción al dirigir que le lleva a acompañar prácticamente toda la obra con su propia voz con unos “tchaaas, tchaaan” demasiado audibles.

El tema de conversación a la salida en todos los corrillos era la noticia, conocida esa misma mañana, de que el joven y prácticamente desconocido director de orquesta israelí Omer Meir Wellber será el sucesor de Lorin Maazel como director musical del Palau de Les Arts a partir de la temporada 2011-2012.

Ya habrá tiempo de comentar largo y tendido sobre el tema y hacer todo tipo de elucubraciones y predicciones con mayor o menor fundamento. De
momento, no me parece una buena noticia para los aficionados, aunque pone en evidencia la inteligencia de la Intendente de Les Arts (y no lo digo con segundas).

Una vez descartadas, por diferentes motivos, las opciones de Muti, Chailly o Gergiev para sustituir a Maazel, la alternativa de Helga era contratar a alguien de segundo rango y esperar las críticas por no mantener el primer nivel, o apostar por un joven desconocido y presentarle como gran promesa. Con esta segunda opción se baja igualmente el nivel, pero si la cosa sale bien se habrá ahorrado una pasta importante y encima quedará como sabia visionaria, y si sale mal siempre se podrá decir que el chico es joven y necesita acoplarse, que los músicos son unos elitistas y no colaboran, etc., y seguirá ahorrándose una pasta.

No, si lista es un rato… En fin, ya veremos.

Para finalizar os dejo con Vesselina Kasarova interpretando en Paris en el año 2000, "Pensa a la patria" de "La Italiana en Argel":


video de philopera

8 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con tu opinión sobre el concierto. Respecto a Wellber poco puedo decir porque no lo conozco, lo que espero es que cuando inaugure la próxima temporada con Aida -será coproducida con el Covent-Garden? entoces será la de David McVicar que se estrena en Abril- nos entren ganas de que Wellba.

    ResponderEliminar
  2. A mí la Kasarova me gusta mucho, a pesar de ciertos defectos o particularidades como la voz entubada, pero creo que desde hace unos años ya no es la que era. Aun así, de no haber tenido la tarde ocupada por el trabajo me habría planteado una excursión a Valencia.

    Sobre el tema Wellber, el próximo domingo pondré la oreja en algún corrillo de Les Arts a ver qué se comenta, pero a priori estoy de acuerdo con lo que dices.

    ResponderEliminar
  3. Estupenda crónica. A mi no me gustó tanto Kasarova, pero bueno.

    En directo me pareció infinitamente peor que estos tracks que has puesto, allí sus defectos se acusan con notoriedad.

    Alguien dijo que entre esos "aterciopelados graves y los agudos hay un barranco", me pareció un hallazgo la frase, de una gran sensibilidad e inteligencia musical y con la que estoy, dicho sea de paso, absolutamente de acuerdo.

    Antonini me parece un director de reclinatorio en Rossini, pero no tanto en Beethoven, supongo que la 7ª es una sinfonía dificil aunque aparentemente pueda parecer lo contrario, y a mi me pareció que la dirigió haciendo un alarde gimnástico y poco cómodo.Pero enfín, ya sabes cuando algo te gusta mucho tienes demasiadas referencias. Este es mi caso con la 7ª, dejando a un lado la 9ª, mi sinfonía favorita de Beet.

    Respecto a las "ausencias" del Palau, si hubieras estado en el concierto de Dohmen te habrías echado a llorar.

    No tenía ni idea de quién era su gracia hasta que me enteré de que era el sustituto de Maazel, quien es para mi y sin lugar a dudas uno de los magos de la dirección actual. Esperemos que su sucesor en el cargo nos dé tantas alegrias como el viejo maestro.

    ResponderEliminar
  4. Me han gustado los videos y en especial el de Semiramide en el que está esplénida. No obstante la he oído en otras aras i me ha ocurrido lo que Assai dice haber leído. el inevitable barranco entre los agudos de terciopelo y los graves bellos y pedregosos pero que parecen del todo deslindados de la cuerda aguda de manera que cuando canta más bien parece que cantan. No llegan al milagro del duo pero va a ratitos y parecen ser dos. Dos voces, dos mujeres.
    De todas formas, Atticus, el post es estupendo as always.

    ResponderEliminar
  5. Maac: Si se confirma que Wellber dirige Aida, será una buena prueba de fuego, y veremos si nos quedan ganas de que "wellba".

    Titus: La voz entubada de Kasarova es un hecho, pero a mí, a pesar de sus defectos, me sigue compensando escucharla.

    Assai: Ya sabes que hemos hablado al respecto y, aunque coincidimos sobre cómo dirigió Antonini la 7ª, discrepamos en si nos convenció esa ejecución. A mí, reconozco que me gustó.

    Anónimo: Bienvenido. Coincido totalmente con tu apreciación sobre Kasarova, en ocasiones parecen dos o tres voces distintas, pero a pesar de esa falta de homogeneidad me gusta escucharla.
    Lo del "barranco" no lo leyó Assai, fue el comentario de un común amigo. Comentario, por cierto, certero y muy descriptivo.

    ResponderEliminar
  6. Atticus:
    La ANÓNIMO era yo. No sé por qué razón entre en tu casa con antifaz.
    Celebro una ve más las coincidencias aunque, ya sabes, acepto con respeto las discrepancias si las hay.
    Saludos ya desenmascarados.

    ResponderEliminar
  7. Mira que dice un músico de la orquesta sobre el concierto de Omer Wellber en Valencia, que fue en abril (http://conductingmasterclass.wordpress.com/2010/03/05/valencia%E2%80%99s-next-music-director-named-omer-m-wellber/):

    Hello,
    This is probably the worst news our orchestra could have gotten. This Omer guy conducted a concert last month. It was hopeless. Everything was rushed and tempi markings are ignored. Like a real beginner, he conducts everything way to fast to hide the fact that he actually doesn’t have a clue what he’s doing. Rehearsals were terrible, he had nothing to say at all. Just played through stuff. People in the orchestra actually had to point out mistakes and coordination problems, apparently he doesn’t hear well either. Unplayable tempi to the point of making one laugh because it’s so ridiculous. No musical vision whatsoever. Didn’t work with the orchestra at all, although claiming the contrary in the press. Has absolutely no clue this guy except he’s obviously an expert politician – the only way one can explain why he was chosen to be the next MD. His CV is basically: friend of Barenboim. And that’s it, there’s nothing else! The orchestra will have been under the expert guidance of Lorin Maazel for five years when this joke will take over after next season. Watch the orchestra’s decline soon after. From best orchestra in Spain, we will soon go to second best orchestra in Valencia. It’s a joke and a waste. Yes, Maazel is more expensive, and for good reason! People don’t seem to realize that quality comes with a price, and a cheap price comes with equal quality. A promise for the future Omer Wellber is called. Well, I ask you:how can one predict the future? Let him learn the trade and come back in ten years when he’s actually got something to say.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por la información anonimo/a visitante.

    Si realmente se trata de un músico de la Orquesta de la CV, y todo parece indicar que así es, resulta muy preocupante lo que manifiesta.
    Aunque, lamentablemente, no dice nada que no pudiéramos sospechar.
    Si los músicos se lo han tomado ya a choteo el primer día, malo. Eso indica que no sólo no ha transmitido su visión musical (si es que la tiene), sino que ni siquiera ha sido capaz de imponer autoridad.
    En cualquier caso, esperaremos para juzgarle seriamente a que se coloque definitivamente en el foso. (Si es que todavía quedan músicos en la orquesta para entonces)

    ResponderEliminar