jueves, 20 de enero de 2011

LAS VOCES DE RITA HAYWORTH


Margarita Carmen Cansino nació en el barrio neoyorquino de Brooklin ya predestinada para el show-business. Hija del bailarín español Eduardo Cansino y de Volga Hayworth, una chica Ziegfield de origen irlandés, a los 13 años ya empezó a bailar en los escenarios. En 1933 llega a Hollywood y comienza a trabajar en pequeños papeles, en los que cualquier ocasión era buena para mostrar sus habilidades en el terreno de la danza.

Su carrera empieza a cobrar cierta relevancia tras su fichaje por la productora Columbia Pictures, donde cambiaría su nombre artístico por el de Rita Hayworth. Su belleza y elegancia en la pantalla y sus virtudes como bailarina no se ponían en duda, sin embargo había más reticencias acerca de su capacidad para cantar y, aunque quienes la escucharon opinaban que pese a que su voz estaba sin educar no era nada fea, se decidió doblarla en las canciones.

Ya hablé en este blog, cuando escribí el post sobre Marnie Nixon, de estas voces anónimas que durante años se dedicaron a cantar en el estudio de doblaje, sin aparecer siquiera en los créditos de las películas, mientras las artistas famosas se limitaban a mover los labios en la pantalla, situación que con tanto acierto quedó reflejada en la imprescindible “Cantando bajo la Lluvia”. En el caso de Rita Hayworth fueron varias las artistas que cantaron por ella a lo largo de su carrera.

En “Who killed Gail Preston?” (1938), una de las primeras películas de Hayworth con la Columbia, interpretaba al personaje que daba título al film, una cantante de night club que era asesinada antes de la mitad del metraje. Lógicamente tenía que cantar, pero se optó por que fuese doblada por Gloria Franklin, una cantante y actriz que conseguiría posteriormente aparecer en pantalla con algún pequeño papel en películas como “Lady of the Tropics”, “Road to Singapore” o “Los tambores de Fumanchú”.

En 1939, Rita Hayworth consigue su primer papel de importancia y las primeras críticas favorables en la genial cinta de Howard Hawks “Sólo los ángeles tienen alas”. Pero sería a raíz de su intervención en “Sangre y Arena” (1941), cuando la imagen de sex symbol de Hayworth comienza a crearse. La película, basada en la novela homónima de Vicente Blasco Ibáñez, fue dirigida por Rouben Mamoulian para la Fox, curiosamente la productora que seis años antes rechazó contratar a Margarita Cansino. Acompañada en los papeles principales por Tyrone Power y Linda Darnell, Rita Hayworth interpretaba a una Doña Sol de deslumbrante belleza y fuerte personalidad que conquistó a los espectadores. En un momento del film, la actriz debía cantar el tema “Verde Luna”, pero de nuevo se decidió que fuese doblada, y en este caso la encargada de hacerlo fue la cubana Gracilla Pirraga.

En 1941 la Warner Brothers apalabró con Ann Sheridan que ésta protagonizara junto a James Cagney y Olivia de Havilland la película que estaban preparando, “Strawberry Blonde” (La Pelirroja), dirigida por Raoul Walsh, pero una fuerte disputa acerca del salario de Sheridan les llevó a expulsar del rodaje a ésta y optaron por firmar con la actriz de Columbia Rita Hayworth. Pero para los fragmentos musicales se contrató a Nan Wynn, una actriz y cantante de big bands, para que doblara a Hayworth cuando ésta tuviera que cantar.

Un año después, fue también Nan Wynn la elegida por la 20th Century Fox para poner la voz a Hayworth en las canciones de “My Gal Sal” (Mi chica favorita), una biografía del compositor, actor y cantante Paul Dreiser, que fue interpretado por Victor Mature con su habitual cara de estreñimiento.

Ese mismo año 1942 la Columbia decide que Rita Hayworth coprotagonice con Fred Astaire “You were never lovelier” (Bailando nace el amor). Ambos ya habían compartido protagonismo un año antes en “You’ll never get rich” (Desde aquel beso). Dicen que Astaire declaró que Rita Hayworth había sido su compañera de baile preferida de todas cuantas tuvo y que Hayworth afirmaba que “You were never lovelier” era su película favorita. Sea como fuere, lo cierto es que se trata de una buena película musical, gracias principalmente a las canciones de Jerome Kern con letras del irrepetible Johnny Mercer, en las que, nuevamente, fue Nan Wynn la encargada de poner su voz al servicio de la estrella, como en este maravilloso “I’m Old Fashioned” que podemos escuchar a continuación, mientras la pareja protagonista nos brinda un inolvidable baile a la luz de la luna:


video de ziggyfollies

Martha Mears sería la siguiente en doblar a Rita Hayworth en 1944, cuando la Columbia encarga a Charles Vidor el rodaje de “Cover Girl” (Las Modelos). En ella, la actriz formaría pareja con Gene Kelly. Pareja profesional, me refiero, porque en lo sentimental durante este rodaje contraería matrimonio con Orson Welles.

Martha Mears dobló también a Rita Hayworth en “Esta noche y todas las noches” (1945), la película previa a su gran éxito en “Gilda”.

A continuación podemos ver bailar a Hayworth y Gene Kelly en esta escena de “Cover Girl”, mientras escuchamos a Martha Mears y al propio Kelly cantando el tema “Long Ago (and far away)”:


video de turinethefool

Anita Ellis ha sido posiblemente la voz que se ha hecho más popular de cuantas doblaron a Rita Hayworth, contribuyendo a ello el trabajo realizado en las canciones de la película “Gilda”, como este “Amado mío”:


video de marquesdealcala

Ellis dobló también a otras actrices como Vera-Ellen, Shelley Winters o Jeanne Crain, fue cantante habitual en programas de radio y televisión, y grabó algunos discos que alcanzaron notable popularidad. Sin embargo, no desarrolló una carrera artística todo lo exitosa que merecía su voz a causa del paralizante pánico escénico que sentía y que la llevaba a evitar en lo posible su presencia en los escenarios. En los últimos años además se ha producido una cruel coincidencia, al padecer Anita Ellis la enfermedad de Alzheimer, la misma que acabó con la vida de Rita Hayworth.

Ellis fue la elegida, como decía, para doblar a Rita Hayworth en “Gilda”, film dirigido por Charles Vidor en 1946. Se trata sin duda del principal éxito cinematográfico de la actriz y la película que la consagraría definitivamente como estrella indiscutible de Hollywood y sex symbol de toda una generación.

En la España de aquellos años la película fue marcada con la calificación moral de 4 ("gravemente peligrosa") y la Iglesia Católica, con el simpático obispo de Canarias Pildáin Zapiáin (apellidos dignos de árbitro de fútbol) al frente, amenazó con excomulgar a todos los que viesen el film, lo que motivó una imparable afluencia a los cines del aguerrido público hispano que ponía en grave peligro su moral y se jugaba la excomunión y un eterno penar en los infiernos con tal de ver como Rita Hayworth se quitaba un guante, que, total, eso era lo moralmente reprobable, no el que luego Glenn Ford le soltase tremenda castaña a la señora.

Aquí podemos ver la famosa escena, con la preciosa voz de Anita Ellis entonando el “Put the blame on Mame”, el erotismo de Rita Hayworth y el bofetón a mano llena de Glenn Ford:


video de VerdesOJos

Anita Ellis dobló también a Rita Hayworth en 1947 en “Down to Earth” (La Diosa de la Danza), y ese mismo año lo haría igualmente en “La Dama de Shanghai”, una película dirigida por su esposo, Orson Welles, por entonces en pleno proceso de ruptura con la actriz.

Y una vez más Ellis fue la voz de Rita Hayworth en una peculiar versión de la “Carmen” de Merimée, dirigida también por Charles Vidor, que se rodó bajo el título de “Los Amores de Carmen” (1948).

Tras el regreso al cine de Hayworth después de su voluntaria ausencia durante casi 4 años tras su matrimonio con el príncipe Alí Khan, la elegida para doblar las canciones de esta última etapa de su carrera fue Jo Ann Greer, una excelente cantante de jazz que grabó numerosos discos y que también se dedicó a ser la voz en la sombra de otras famosas actrices como Kim Novak, June Allyson o Esther Williams.

Jo Ann Greer dobló en 1952 a Rita Hayworth en la cinta ”Affair in Trinidad”(La Dama de Trinidad), y en 1953 en las canciones de “Sadie Thompson” (La Bella del Pacífico), como en este tema, “The Heat is on”, donde vemos que Hayworth todavía seguía poniendo burrotes a los soldados. Creo que la escena se filmó antes de que prohibiesen fumar en los locales públicos:


video de georgesquerelle007

También fue Jo Ann Greer quien puso la voz a una madurita Rita Hayworth en las canciones de su última película musical, “Pal Joey” (1957), por la que siento especial debilidad, donde compartía reparto con Frank Sinatra y Kim Novak. Aquí podemos escucharla en uno de mis temas favoritos, “Bewitched, Bothered and Bewildered”, de Rodgers y Hart:


video de TheTomMunday

Aunque ya me he vuelto a alargar más de la cuenta, no me resisto a finalizar esta entrada de hoy sin dejaros, a los que hayáis tenido la paciencia de llegar hasta aquí, este video que considero de obligada visión y escucha. Pertenece a “Los Amores de Carmen”. En él podemos escuchar a Anita Ellis cantando y ver a Rita Hayworth bailando una elaboradísima coreografía de su padre, Eduardo Cansino. Sólo mi sólida experiencia como traductor en la ONU de chino mandarín y kazajo, me ha permitido animarme a transcribiros la imprescindible letra (aunque no sé si habré acertado en algo):


video de Connie193

Hermanito de mi corazón,
que ya tú sabrás que me estoy muriendo,
y te “pío” y te encomiendo
que llames a un escribano,
también a mi primo hermano.
Quisiera hacer testamento,
como esos payos con fundamento,
apúnteme usted señor escribano,
apúnteme usted señor escribano.
Lalalú, lalalú, lalalú, lalalú, lalalú.
Lalalú, lalalú, lalalú, lalalú, lalalú.
Apúnteme usted una cortina
que por “ca” agujero cabe una vecina;
apúnteme usted señor escribano.
Apúnteme usted una escopeta,
que no tiene llave, cañon ni baqueta;
apúnteme usted señor escribano,
apúnteme usted señor escribano.
Lalalú, lalalú, lalalú, lalalú, lalalú.
Lalalú, lalalú, lalalú, lalalú, lalalú.
Apúnteme usted un olivar,
que no se ha sembrado ni se sembrará;
apúnteme usted señor escribano.
Apúnteme un cuadro “rompío”
que ya ni Dios sabe el santo que ha “sío”;
apúnteme usted señor escribano,
apúnteme usted señor escribano.
Apúnteme usted señor escribano:
cubiertos de oro,
cubiertos de plata,
mantones "bordaos",
con flores de seda,
dos copas de anís,
dos copas de vino,
una noble gitana que
mucho me quiera.
Lalalú, lalalú, lalalú, lalalú, lalalú.
Lalalú, lalalú, lalalú, lalalú, lalalú.

13 comentarios:

  1. Me has matao, que yo pensaba que la que cantaba en Gilda era ella y medio mito a freir monas. Se acabó Rita la cantaora: Rita la doblada.

    Pero menuda página. Lectura horizontal interesantísima, incluyendo las perlas marca de la casa. Sólo discrepo en tu extrañeza porque escandalizara más el guante que el guantazo, pues esto último era bastante menos llamativo y normal (por frecuente) que lo otro.

    Me lo he pasado pipa y ahora mismo te pongo un anuncio gratis en mi tapia.

    ResponderEliminar
  2. Me olvidaba: "Bewitched, Bothered and Bewildered” es una de las canciones que más ha ganado in my heart con el paso de los años. Si no la has oido, esta versión del primer trio de Brad Mehldau, creo que te puede gustar.

    http://prostopleer.com/#/tracks/323225VmA0

    ResponderEliminar
  3. Magnífico post, Atticus. Me ha gustado mucho.

    Creo, no obstante, eso leí hace tiempo, que Rita Hayworth cantó con su propia voz en "Gilda", unas estrofas de "Put the blame on Mame, dear", cuando la ensaya a la guitarra, pero quizás no sea cierto. De todas formas yo tengo un dúo con Carol Burnett, procedente de un show de esta última, y perteneciente al musical "Happy hunting" que estrenara Ethel Merman con Fernando Lamas, y la verdad es que no cantaba mal.

    Es curioso que a Shelley Winters la doblaran en "South sea sinner" cuando era cantante teatral. En 1943 intervino en "Rosalinde", versión americana de "Die Fledermaus", y en 1947 se hizo cargo del rol de la cómica "Ado Annie" en "Oklahoma!" y protagonizó además la madre de los Hermanos Marx en "Minnie's boys" en Broadway (tengo el CD). De todas formas sólo la doblaron en ese film. En "Playgirl", "Meet Danny Wilson" (canta a dúo con Frank Sinatra y la tengo en DVD), "To Dorothy a son", "Whoever slew auntie Roo?" y "Pete's dragon"(también la tengo) cantaba con su propia voz.

    COLBRAN

    ResponderEliminar
  4. José Luis: A todos se nos han caído mitos. Todavía recuerdo coando Colbran me dijo que la voz de Lauren Bacall cantando en "Tener y no Tener" podría ser de Andy Williams... Aunque sigo sin aceptarlo...
    Y siempre te cabe el consuelo de que es mejor tener una Rita doblada que una Rita alcaldesa.
    Me ha gustado mucho la versión (peculiar) de Mehldau. Gracias.

    Colbran: Según leí yo, el que la Hayworth cantaba realmente en la escena de la guitarra no fue más que un rumor. Parece que en el DVD último que sacaron de la película se decía en los extras que también había sido doblada por Ellis.

    Lo de Winters es curioso, como dices. Y más aún si fuese cierto lo que he visto por ahí de que en "South sea sinner" tampoco es que la doblaran en todas las canciones, sino sólo en algunas.

    ResponderEliminar
  5. Aun me cae la baba, y es que sin ser mitómano, Rita Hayworth siempre me fascinó, y esto que cuando vi sus películas ya estaba retirada. Yo también habia oido que en la escena de Gilda que ella toca la guitarra, no está doblada, peró ya se sabe, se dicen muchas cosas difíciles de comprobar. Grácias por el buen rato que me he pasado leyendo de la A a la Z este magnífico post.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  6. Yo también tengo entendido que en la escena de la guitarra, Rita cantaba. Lo de Lauren Bacall doblada por Andy Williams se dijo, creo, porqué la joven actriz tenía una voz ronca muy peculiar. Yo también sigo pensando que era su voz.
    He leído el post con la atención habitual que mereces y, naturalmente, me ha gustado mucho. Lo de quitarse el guante -o, mejor dicho, lo de cómo se lo quitaba- era clara metáfora de un soberbio estriptís. Los curas serían los primeros en darse cuenta. Mis padres y otros católicos de la época jamás consideraron un escándalo el atractivo baile de Rita.
    Se nota tu experiencia como traductor y me parece muy gracioso el acento de la cantante.
    Gracias again, Atticus.

    ResponderEliminar
  7. Me sumo a la troupe de los fascinados por Rita y con los bailes de Gilda es que se me cae la baba y no me extraña que escandalizaran, no sólo por la manera de bailar sino por el vestuario, especialmente en "Put the blame on Mame", muy sugerente la sensación de que el cuerpo va por un lado y el traje por otro. Yo creo que lo del guante forma parte de la anécdota, no hay más que poner la vista en el escote. Muy parecido y utilizado de forma mucho más heavy que el que más tarde luciría Marilyn en "Diamond are a girls best friend"

    ResponderEliminar
  8. o sea, que el origen de los insulsos lipdubs viene de muy lejos...realmente las voces difieren bastante, pero están perfectamente sincronizadas con la imagen. Aún así, Rita brilla como nunca.

    ResponderEliminar
  9. El guante, evidentemente, no era más que un símbolo de ese streaptease que inicia y no le dejan terminar. El erotismo está presente en cada detalle de la escena, en ese vestido "palabra de honor" que, como dice maac, parece que se mueva independientemente del cuerpo, en ese pelo maravillosamente iluminado... Bueno, no sigo, que viene Pildáin Zapiáin y me excomulga.

    Las voces creo que están extraordinariamente sincronizadas y que además no difieren tanto a pesar de pertenecer a distintas cantantes. Si era ella la de la guitarra o no, la verdad es que no lo sabremos cierto nunca porque por ahí se dice de todo.

    ResponderEliminar
  10. El post es fastuoso, tanto como la propia Rita, pero es muy descorazonador que la voz no se corresponda, salvo unos compases de Gilda, con lo cual la fascinación de ese canto es fruto de una falsedad que en ningún otro ámbito aceptaríamos y que en esa fábrica de sueños y falsedades que es el cine, nos tragamos tan ricamente.
    Será porqué en los propios códigos del género está esa permanente trampa, que el teatro no permite.
    Poner la maravillosa voz de la Nixon en sinfonía con las bellezas más exultantes, es algo realmente de ensueño, pero que pocas veces se ajusta a la realidad.
    Lo tomamos como lo que es y nos dejamos seducir una vez más por ese guante que se desliza, esa melena que se desplaza con la cabeza ladeante, insinuadora y terriblemente sensual de uno de los momentos más mágicos del cine en blanco negro.
    Grande Rita, incluso muda, sin voz o con la suya, que si no era para tirar cohetes, seguro que le bastaba para poner a cien a todas las plateas.

    ResponderEliminar
  11. Hola. Me ha gustado mucho este monografico de rita. De hecho llegue a él pirque llevo dias buscando la famosa cancion de gilda para un festival de patinaje de mi hija. Hace años una compañera bailó con esa música con los tambores al final. No sabemos si era un empalme de dos canciones o qué. Me podrian ayudar? Gracias!!

    ResponderEliminar
  12. Es muy probable o un hecho que su voz haya sido doblada, pero el talento de Rita es innegable, bueno, tampoco en ningún momento se ha puesto en duda, en este artículo; sólo resalto que ser hermosa naturalmente, actuar excelente y bailar como una gran profesional, te hacen una gran artista, creo si hubieran dado más oportunidad para el canto, ella lo hubiese hecho, Rita tiene ese ángel, que pocas poseen.

    ResponderEliminar
  13. Felicitaciones por tu informe. Muy completo, con vídeos incluidos. Sabía que en alguna ocasión la Hayworth había sido doblada, desconocía que fue una constante. Igualmente, digamos que Rita sigue siendo maravillosa.

    ResponderEliminar