jueves, 5 de marzo de 2009

MARNI NIXON. LA VOZ DE LAS ESTRELLAS

El nombre de Margaret McEathron posiblemente no diga nada a casi nadie. Si decimos que era el auténtico nombre de Marni Nixon, quizás ya haya un buen número de aficionados que sepan de qué hablamos, pero, seguro, que si la escuchamos cantar, la mayoría habrá identificado la voz de Eliza Dolittle (“My Fair Lady”), Maria (“West Side Story”) o Anna Leonowens (“El Rey y Yo”), aunque la imagen que nos venga a la memoria sean los rostros de Audrey Hepburn, Natalie Wood o Deborah Kerr.

Margaret McEathron nació en Altadena (California) el 22 de febrero de 1930. Comenzó en el canto desde muy joven, y a los 14 años ya formaba parte del Coro Juvenil Roger Wagner, donde coincidió con una también adolescente Marilyn Horne.

Ha trabajado en numerosos musicales y en televisión, y ha llegado a cantar como soprano, en teatros de ópera norteamericanos, papeles como los de Violetta (La Traviata), Zerbinetta (Ariadne auf Naxos) o Susanna (Las Bodas de Fígaro), pero sin duda su fama le viene por haber sido “la voz” que dobló las canciones de tres estrellas cinematográficas en tres películas míticas del género musical.

Para la versión cinematográfica del musical de Broadway “El Rey y Yo” (1956) se eligió a la actriz Deborah Kerr para el papel de Anna Leonowens, pero fue Marni Nixon la contratada para poner su voz a las canciones. Nixon llegaba al estudio cada vez que la Kerr rodaba alguna escena en la que tenía que cantar. Se situaba a su lado y la seguía por el set, cantando y bailando ambas, fijándose Nixon en cada gesto y vocalización de Deborah Kerr para adaptar su voz lo más posible a la actuación de la estrella, trabajando juntas el fraseo y la entonación para ajustar sus voces.

Al año siguiente, Nixon cedería nuevamente su voz a Deborah Kerr en una canción de “An affair to remember” (Tú y Yo).

Aquí os dejo el video del número musical "Shall we dance" donde podemos disfrutar de la voz de Marni Nixon, y del baile de Deborah Kerr y el genial Yul Brynner.




“West Side Story” (1961) fue la segunda gran intervención anónima de Marni Nixon.
Natalie Wood no era en principio la elegida para el papel de Maria, y su participación en el film fue casi fortuita. Wood se encontraba por aquellas fechas flirteando con su partenaire enEsplendor en la Hierba”, Warren Beatty, quien se presentó al casting para elegir a Tony, el protagonista masculino. Natalie Wood se ofreció a ensayar con Beatty algunas escenas y darle la réplica como María para que éste aprendiese su papel, con el resultado de que Warren Beatty no fue el elegido, contratándose finalmente a Richard Beymer.

Beatty fracasó, pero su acompañante, Natalie Wood, se ve que gustó a los productores, quienes le ofrecieron el papel de María. Para la voz, una vez más, se decidió contratar a Marni Nixon quien, de nuevo desde el anonimato del estudio de grabación, ofreció su voz, esta vez a Natalie Wood, quien muy molesta con la decisón de ser doblada se negó a colaborar con Nixon.

Cuando se editó la banda sonora, Marni Nixon, que ya debía estar un poquito harta de que otras se llevasen el éxito, decidió que, al menos, quería participar en los beneficios que por su canto se pudieran obtener, exigiendo un porcentaje de los royalties de la banda sonora por haber prestado su voz, y, ante la negativa de la productora, dicen que fue el propio Leonard Bernstein, autor de la maravillosa música, quien le cedió generosamente parte de sus beneficios.

A continuación podemos escuchar a Marni Nixon como Maria y Jim Bryant como Tony, cantando "Tonight", mientras Natalie Wood y Richard Beymer ponen caritas.



video de boinx1234

El caso de “My Fair Lady” (1964) fue realmente suculento.

Cuando la Warner adquirió los derechos para llevar a las pantallas el musical que ya triunfaba en Broadway interpretado en sus principales papeles por Rex Harrison y Julie Andrews, ésta daba por descontado que ella iba a ser la que encarnaría el papel de la florista Eliza Doolittle. Pero el todopoderoso productor Jack Warner deseaba un nombre famoso para encabezar la cartelera, y Andrews, además de no ser muy conocida, carecía del glamour necesario, según Warner, por lo que el papel acabó en manos de Audrey Hepburn que acababa de protagonizar “Charada”. Hepburn preparó a conciencia su interpretación y trabajó especialmente su voz para poder cantar dignamente, aunque asumía que quizás sus notas más altas pudieran ser dobladas. Pero, finalmente, se decidió que fuera Marni Nixon quien doblase íntegramente las canciones de Eliza Doolittle, ante el disgusto de Hepburn, quien, además y para mayor escarnio, vio como en la ceremonia de los Oscar de ese año, el premio a la mejor actriz iba a parar a manos de Julie Andrews por “Mary Poppins”.

Aquí tenemos un par de videos. En el primero podemos escuchar a Julie Andrews interpretando a Eliza Doolittle en Broadway, y en el segundo a Audrey Hepburn doblada por Marni Nixon.




video de poppins91



video de maureenbuendia

Precisamente con Julie Andrews coincidió Marni Nixon en “The Sound Of Music” (Sonrisas y Lágrimas), abandonando por fin su anonimato en la gran pantalla, interpretando a la Hermana Sofía. Nixon estaba preocupada por cómo se tomaría Julie Andrews su participación en el film trayéndole a la memoria todo lo ocurrido con "My Fair Lady", pero Andrews, lejos de molestarse se acercó a Nixon, le estrechó la mano con energía y le dijo: "me encanta su trabajo".

Este pequeño papel de Nixon en la película ha servido para que podamos tener el recuerdo, visual y sonoro a la vez, de una magnífica cantante que siempre estuvo dando lo mejor de sí sin llegar a aparecer en los créditos, y que hoy, a los 79 años de edad, cuando todas las estrellas a las que dobló están criando malvas, ella sigue dando clases de canto e incluso cantando, eso sí, esta vez con su propio nombre.

4 comentarios:

  1. Muy buen homenaje Atittus, me encanta la voz de esta mujer. Y no será que no tuvo problemas con Julie Andrews porque eran hermanas?.

    ResponderEliminar
  2. Interesantísimo reportaje, Atticus. "My fair Lady" me robó el corazón desde el primer momento, tanto, que incluso veo con placer la versión española que, como debes saber, fue la unica versión doblada que la productora autorizó para toda Europa. El gran Felipe Peña también era Henry Higgins. Hablo de él y lo oigo.
    Este post hace justicia a la estupenda Marnie Nixon y pone, una vez más, en evidencia a la gente del "system" que ofrecen papeles a actrices prescindiendo de quienes han roto las taquillas de los grandes teatros. Y que conste que a mi A.Hepburn me entusiasma y, en especial, su "Moon River". A Julie Andrewn siempre la he encontrado algo edulcorada pero valoro su talento y su voz.
    Gracias, Atticus.

    ResponderEliminar
  3. Saludos atticus, siento la irremediable sensacion de que la version teatral de my fair lady debio ser superior a la cinematografica y sobre todo por la actriz protagonista, que para este caso es mas creible en la Andrews que en la Hepburn, la primera actriz es inglesa de mas caracter y de probada fiabilidad en musicales (mary poppins, sonrisas y lagrias), mientras que la segunda monisima, delicada, elegante (desyuno con diamantes, vacaciones en roma, sabrina) que roza en ocasiones la cursileria, solo es creible a partir de la mitad de la pelicula.

    ResponderEliminar
  4. Me alegra mucho, Glòria, que menciones a Felipe Peña, otro de esos profesionales en la sombra que merecería un gran homenaje. Fue, por ejemplo, Burt Lancaster, John Wayne, Anthony Quinn, Laurence Olivier, Bogart (en Sabrina), y por supuesto el inolvidable Profesor Higgins.
    Yo, a pesar de alguna de sus ñoñerías, reconozco y admiro la valía de Andrews, y lo que le hicieron con My Fair Lady fue una cochinada sin sentido. Ahora, con el paso del tiempo, es verdad que no hay My Fair Lady sin ese encanto que destiló Hepburn, mejorando, s verdad, conforme avanzaba el film.

    ResponderEliminar