domingo, 23 de junio de 2019

"LUCIA DI LAMMERMOOR" (Gaetano Donizetti) - Palau de les Arts - 22/06/19


Con el estreno ayer de la celebérrima ópera de Gaetano Donizetti, Lucia di Lammermoor, la temporada operística valenciana toca a su fin. Una temporada que ya califiqué, cuando se conoció su contenido hace poco más de un año, como de ligeramente decepcionante y de transición, a la espera de que el nuevo director artístico de la casa, Jesús Iglesias Noriega, tomase definitivamente posesión de su cargo y pudiera empezar a trazar el nuevo rumbo del coliseo de Calatrava. Ese nuevo rumbo ya ha empezado a vislumbrarse con el anuncio de una próxima temporada lírica que invita a la esperanza. Y he de reconocer que, analizando todo lo visto este año, al final el resultado ha sido mejor de lo previsto y ha acabado presentando bastantes más luces que sombras.

Dije también hace un año que, a priori, esta Lucia di Lammermoor constituía el plato de fuerte de la temporada y creo que no ha defraudado las expectativas, gracias fundamentalmente a una pareja protagonista extraordinaria, con una inconmensurable Jessica Pratt y un estupendo Yijie Shi que hicieron tambalearse los cimientos del teatro ante las muestras de entusiasmo del público asistente. Ayer sí que hubiera habido motivos sobrados en diversos momentos, tanto por la calidad de lo escuchado como por la respuesta del público, para poder haber asistido a un bis de esos que Leo Nucci decidió unilateralmente implantar en Les Arts durante el reciente Rigoletto. Al final del aria de la locura y sobre todo tras el popular sexteto, hubo intensos y muy largos aplausos con voces pidiendo bis que, afortunadamente, no tentaron en esta ocasión a Abbado.

La  producción que se ha elegido para este cierre de temporada está coproducida por la Opéra Monte-Carlo y el New National Theatre de Tokio y cuenta con la dirección escénica de Jean Louis Grinda, de quien ya hemos visto aquí sus propuestas para Tosca, Werther, Amelia al ballo y The telephone, sin que nunca haya llegado a convencerme del todo. En esta Lucia no ha buscado contarnos nada especial, o si lo ha pretendido poco se nota, y se limita a presentar un marco estético para que la acción se desarrolle (casi) siempre dentro de las líneas principales que marca el libreto, con una ligera trasposición temporal, pero con un concepto clásico con el que busca el protagonismo de la música y de la belleza visual. Hay algunas cosas que pueden criticarse, pero, en general, funciona muy bien, todo tiene coherencia y se permite al espectador seguir la trama sin distraerse analizando extrañas divagaciones, sino pudiéndose centrar en la música y el canto, cosa que de vez en cuando se agradece.

Hay producciones muy minimalistas donde se apuesta por espacios prácticamente vacíos que resulten polivalentes para los diferentes escenarios en los que se desarrolla la acción y eso suele conllevar una mayor ligereza en las transiciones entre escenas. La presentada ayer, sin ser tampoco especialmente sobrecargada, sí que cuenta con un componente escenográfico importante que ralentiza bastante esas transiciones. Podía haberse optado por hacer más descansos entre actos, pero, creo que acertadamente, se ha preferido que los cambios se hagan en escena a telón bajado, interrumpiendo la función lo justo. En esos parones se ha decidido proyectar una imagen de las olas golpeando un acantilado con sonidos marítimos incluidos. Una tontunez que al principio tiene su gracia, pero a la cuarta repetición acaba por cansar y termina provocando la chunga del respetable que ya no sabe si esta en Lucia o en Moby Dick.

Como decía antes, en la vertiente de la estética visual es donde esta producción logra sus mejores prestaciones, merced principalmente a un inteligente trabajo de iluminación de Laurent Castaing y el vistoso vestuario de Jorge Jara. La escenografía de Rudy Sabounghi nos presenta, con mayor o menor acierto, todos los ambientes en los que la obra se desarrolla: la fuente, el torreón, la gran sala del castillo, el cementerio… otorgando un importante protagonismo al agua y a la presencia de los acantilados y la playa. Los elementos escenográficos se combinarán con algunas proyecciones lográndose interesantes efectos, siempre destilándose una atmósfera romántica, con alguna alusión más que evidente a Caspar David Friedrich, como al comienzo de la última escena del acto tercero.

Me gustó bastante la decisión adoptada variando al final la muerte de Edgardo que aquí no se apuñala ni se pasa muriéndose los últimos 5 minutos, aunque no haré spoiler, pero tiene mucho sentido. También me gustó la aparición de la fuente en la escena de la locura, centrándose la luz sólo en Lucia y haciendo al público partícipe del delirio de la protagonista. Menos me agradó, en el comienzo de esa misma escena, la entrada de Lucia tras asesinar a Arturo, no con un puñal, sino con una gigantesca pica y, para colmo, con una pinta lamentable, mezcla entre la Moma y el tren de la bruja, muy apropiada por cierto para Valencia en estas fechas del Corpus y a las puertas de la feria de julio.

Algo ridículos también fueron los rosarios que lucen las plañideras en la última escena, de un tamaño tal que más bien parece que lleven colgadas ristras de ajos. Tampoco encontré justificado que se tenga que poner a Lucia el traje de novia en escena a la vista de los espectadores. Lo mismo, detrás de un biombo, puede tener el mismo efecto y no se somete el abundante cuerpo enfajado de la pobre soprano al cuchicheo e impropios comentarios de la platea; pero bueno, pese a estas cosillas que me gustaron menos, creo que la propuesta del director monegasco funciona muy bien, tiene coherencia en su planteamiento y consigue algunos momentos de brillante impacto estético.

Roberto Abbado se despide con esta Lucia di Lammermoor de su paso por el Palau de les Arts como titular de la Orquestra de la Comunitat Valenciana, una labor que, pese a que me consta que no cuenta con el respaldo de los músicos, desde el punto de vista del espectador creo que sólo puede decirse que los resultados obtenidos han sido buenos. Igual no es mérito suyo y sí la mera consecuencia de la profesionalidad y el trabajo de los miembros de la orquesta, pero su balance ha de ser necesariamente positivo. Y su labor de ayer también creo que merece el aplauso. Es verdad que me fue gustando más conforme avanzaba la obra. En el primer acto abordó el dúo de la pareja protagonista con una lentitud casi exasperante, aunque fue aumentando progresivamente la intensidad y fuerza y el final del dúo fue bellísimo. Hubo otros momentos muy destacados, como toda la escena de la boda, quizás lo más relevante orquestalmente, en la que hizo gala de una sabia administración y despliegue de la tensión. Pese a algún descontrol de volúmenes, estuvo especialmente cuidadoso con las voces, como suele ser habitual en él, adaptándose a sus características.

Al haberse optado en esta versión por utilizar la armónica de cristal en lugar de la flauta en la escena de la locura, el gran protagonismo del foso se lo llevó el reputado intérprete de este raro instrumento, Sascha Reckert. Fue una gozada su acompañamiento a la soprano acariciando el arsenal de copas que estaban dispuestas en un aparatoso soporte de madera. Durante el descanso no fuimos pocos los que sufrimos viendo cómo se iban incorporando al foso los músicos, pasando ajustados junto a todo ese coperío y más de una vez pensé que iban a tirar a tierra el mueble bar. Reckert realmente consiguió extraer unos sonidos espectrales que, junto con la belleza del canto de Jessica Pratt, dejaron a la platea sin respiración, en un silencio que pocas veces he sentido yo en esta sala. No obstante ese merecido reconocimiento, me gustaría destacar muy especialmente en la orquesta el maravilloso rendimiento de ayer de los cuatro trompas, con Bernardo Cifres a la cabeza, en una obra para ellos muy exigente que bordaron con sobresaliente; como también lo hizo la solista de arpa en la introducción a la entrada en escena de Lucia o Rafal Jezierski al chelo con su bellísimo acompañamiento durante el último cuadro.

El Cor de la Generalitat volvió a alcanzar la excelencia vocal e interpretativa y fue otra de las claves para el éxito final del espectáculo, brindándonos algunas intervenciones memorables como en D'immenso giubilo, en  todo el final del segundo acto y, especialmente, en un Oh! qual funesto avvenimento! que fue para quitar el sentío

Ya he dejado claro desde las primeras líneas de esta crónica que la pareja protagonista fue la indudable triunfadora de la noche. La soprano Jessica Pratt nos brindó nuevamente una magistral lección de canto que se me hace muy complicado trasladar a simples palabras. Ya nos entusiasmó hace un par de años en el rossiniano Tancredi y ayer volvió a poner el teatro patas arriba con una bellísima línea de canto de una pureza y precisión sublimes. Filados, pianísimos, trinos, medias voces perfectas, adornaban una voz cristalina que subía al agudo y sobreagudo con una facilidad pasmosa, resolviendo también la coloratura de manera modélica. Su impresionante fiato le permite lucir un legato impecable en el que además deslumbra por su infinita variedad de matices. ¿Fue todo perfecto? Bueno, un solo reparo pondría yo a esta exhibición vocal y es que estuvo corta de expresividad. Me comentaba un amigo en el descanso que, pese a reconocer la esplendorosa exhibición canora de la pareja protagonista, no había conseguido borrar el recuerdo de aquella otra Lucia que vimos aquí en 2010 con Nino Machaidze y Francesco Meli. Pues quizás la diferencia fuera esa, Machaidze y Meli desbordaron pasión y expresividad; Pratt y Shi, perfección vocal, pero más cortos en cuanto a transmisión de emociones. Es mi opinión.

El complicado papel de Edgardo fue asumido por el tenor chino Yijie Shi, que precisamente ya hizo pareja con la Pratt en aquel Tancredi de 2017, e igual que entonces ha vuelto a lograr un importante y merecido éxito. Gran parte de lo que escribí entonces para Argirio sería aplicable a su Edgardo, aunque posiblemente aquél papel rossiniano se ajuste mejor a su vocalidad que este. Su voz, de timbre ingrato, me sigue sin parecer precisamente bonita, pero es indudable su potencia, solidez, su insultante comodidad y firmeza en el registro agudo y la pulcritud con la que cuida los recitativos. Estuvo ajustado en los concertantes y tuvo también un buen comportamiento escénico. Si hubiese introducido más matices en el fraseo se llevaría el diez en una actuación que, en cualquier caso, ha de calificarse de sobresaliente.

Mucho menos me gustó el Enrico que compuso el barítono italiano Alessandro Luongo, a años luz de la pareja protagonista, lo cual era fácil de prever, aunque con indudables buenas intenciones y arrojo. Era la primera vez que visitaba Les Arts y cumplió la difícil encomienda con buena dicción, ligando bien, mostrando temperamento y desgarro interpretativo, quizás demasiado, pareciendo más cercano a veces a una Cavalleria que a una obra belcantista. Se echa de menos un mayor refinamiento en un fraseo tosco, con empujones de una voz que se mostró bastante irrelevante junto al plantel de acompañantes que tuvo en escena.

El que sí es un habitual en Les Arts, es el bajo ruso Alexander Vinogradov que afrontó la parte del capellán Raimondo haciendo gala, una vez más, de un instrumento privilegiado que le permite exhibir una voz grande, poderosa y profunda que conquista fácilmente al público. Cosa distinta es que le siga faltando nobleza en un canto bastante rudo, con escasa variedad de acentos y una cuestionable articulación y fraseo del italiano, que parece a veces que esté chupando un caramelo pues sólo se escuchan las vocales.

La sorpresa de la noche fue el Arturo de Xabier Anduaga. Hace tiempo que venía oyendo hablar de este joven tenor vasco que se presentó ayer en Valencia con una voz fresca, de enorme caudal y riqueza tímbrica y expresiva, para un papel vocalmente casi anecdótico que sirvió a la perfección y nos dejó con ganas de volverle a escuchar en roles más exigentes.

El tenor cántabro Alejandro del Cerro fue un Normanno correcto, de agradable timbre y valiente vocalmente. Por su parte, Olga Syniakova compuso una Alisa excelente, dando adecuada réplica a un monstruo como la Pratt y confirmando que estamos ante una de las voces más interesantes de las últimas generaciones del Centre Plácido Domingo.

La sala presentaba una buena entrada aunque lejos del sold out. Bastantes huecos en platea deslucían una velada que merecía un lleno completo. Eso sí, los espectadores se mostraron bastante más cálidos de lo que suele ser habitual en las noches de estreno e interrumpieron la representación con fuertes y prolongados aplausos en diversos momentos, llegando incluso, como he comentado antes, a escucharse voces pidiendo bis. Al finalizar la función, la platea se puso en pie y las ovaciones se mantuvieron muchos minutos, con atronadora efusividad para Pratt, Shi y Vinogradov. La salida de Jean-Louis Grinda como director de escena también fue premiada con unánimes aplausos.

Me gustaría mandar un mensaje al personal de Les Arts encargado de la vigilancia de puertas. Ayer se permitió que un numeroso grupo de espectadores retrasados entraran en la sala mientras sonaba el arpa introduciendo la entrada de Lucia del primer acto. No se debería permitir nunca una vez la música ha comenzado, pero es que además ayer tenía mucho menos sentido, ya que poco antes se había interrumpido la representación para el cambio de escenografía entre cuadro y cuadro y se volvería a hacer 3 o 4 veces más, momentos estos que se podrían haber aprovechado para recolocar a los tardones.

Que una obra tan popular como Lucia di Lammermoor, con un reparto de primera fila y en sábado no logré llenar la platea de Les Arts, es preocupante. No quiero pensar entonces qué pasará con Elektra o Ariodante. Hay quien comentaba que igual se debía a la festividad del lunes que podría haberse aprovechado por muchas personas para hacer puente. No lo sé. El caso es que en la web del teatro sigue habiendo bastantes entradas para las próximas funciones. Ya lo dije hace poco, si el público no respondemos llenando el teatro todos los días, todos los esfuerzos económicos y artísticos que se están llevando a cabo para llevar la ópera de Valencia definitivamente al primer nivel, será en vano. Así que ya sabéis, todos a Les Arts. Perderse una representación de ópera del nivel de esta Lucia sí que sería una locura.

16 comentarios:

  1. Magnífica crònica, Atticus. Gràcies per mostrar-nos els detalls que no encertem a veure o que, si els veiem, no sabem com verbalitzar. Una crònica digna d'una funció de les de recordar. Gràcies també per dedicar unes línies a la comparança amb l'altra bona Lucia de fa uns anys, que mereixia un record.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies a tu per la teua fidelitat al blog. Una abraçada.

      Eliminar
  2. Como es habitual estoy de acuerdo con Atticus en casi todo; la función me dejó realmente satisfecho, aunque no estuve así durante el primer acto: Jessica Pratt lució, a mi entender, una falta de volumen que hizo casi inaudible alguna de sus intervenciones; de hecho en los parones para cambio de escena y en el descanso lo comentamos varias personas; parecía que estuviera reservándose. Pero, reservada o no, el tercer acto fue absolutamente maravilloso, la escena de la locura, tan larga que puede agotar a cualquier cantante, fue memorable, toda una lección de belcantismo.
    Y debo decir que a mí sí me gustó mucho Vinogradov.
    Por lo demás, saludos y hasta la temporada próxima.
    Gracias Atticus por tus crónicas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No eres el único que comenta lo de una posible reserva de Pratt en el primer acto. Hoy en Valencia Plaza Rosa Solà también lo sostiene:
      https://valenciaplaza.com/no-es-lucia-di-lammermoor-una-luchadora-sino-una-victima
      Sinceramente yo no tuve esa impresión ni me parecía corta de volumen, la escuché perfectamente. Su voz es la que es, no es la Monastyrska desde luego en cuanto a caudal sonoro, y es verdad que jugó muchísimo con medias voces y emisiones en piano, pero yo no lo percibí como una reserva.
      Y en cuanto a Vinogradov, quede claro que a mí también me gusta, aunque me da rabia que con la voz privilegiada que tiene no intente pulir un poco más su canto.
      Un saludo y espero que la próxima temporada podamos seguir compartiendo por aquí nuestras impresiones.

      Eliminar
  3. Absolutamente de acuerdo en lo artístico. Y comparto la preocupación por la escasa asistencia. La cosa prometía tras el Tancredi y se confirmaron nuestras expectativas. Y si fue por el puente, queda todo dicho. Aprovecharemos, ya que quedan entradas disponibles, para repetir tantas veces como se pueda. La ocasión lo merece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio, no te quepa duda que repetiré todas las veces que pueda esta Lucia. Ojalá el boca a boca funcione y se consiga llenar la sala porque el esfuerzo y los resultados artísticos lo merecen.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Gran crónica Atticus, como siempre.

    Asistí al estreno y ayer a esta Lucia. Fantásticas ambas pero me quedo con la de ayer.

    Un primer acto mucho mejor. Ignoro si sería una reserva, nervios o quizá que para un papel como Lucia, un día entre funciones es demasiado poco.

    Ayer la función distaba dos días con la anterior, y la voz en el primer acto corrió sin problemas.

    Es verdad que en el grave la voz se pierde a veces, pero ha sido una pasada disfrutar de esta Lucia.

    La escena de locura fue una increíble, y el hecho de aparecer la fuente en escena me parece todo un acierto. Bravo.

    Yihie Shi estuvo igualmente fantástico en ambas con una escena final para enmarcar.

    Las trompas y el arpa triunfaron en una noche estupenda para orquesta y coro.

    En el lado malo hay que decir que lo de dejar pasar a gente una vez acabada la escena de amor me parece fatal. Puedo llegar a entender que dejes pasar a alguien justo después de la obertura, pero esto no. Igual que el día del estreno con el arpa. En fin... por lo menos ese señor llenó un poquito más el Palau, porque ayer daba penilla.

    Si en el estreno decías que era preocupante que hubiese huecos, ayer, que estaríamos al 70/75 no te puedes imaginar. Público entregado igualmente, y, aunque alguno sigue pensado que en cuanto empieza a bajar el telón no aplaudir te puede costar la vida, en los aplausos hubo grandísimas ovaciones con el público en pie. De lo mejor de les Arts.

    Un saludo.

    P.D: alguien puede decirme por qué a veces se incluye un trocito más en "Quando rapito in estasi" y otras (como en este caso) no, o si el hecho de bajar un tono la escena de locura y algunas partes más es cosa de Donizetti o de quién.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de haberte escrito todo un testamento desvariando sobre las preguntas que formulas, blogger ha decidido dejarlo en el limbo y que no se publicara ni poderlo recuperar... Así que resumiré muy brevemente diciendo que yo no soy ningún experto en el tema ni tengo demasiada información, pero es sabido que Lucia ha sido una obra históricamente masacrada en sus posteriores representaciones con numerosos cortes, pero precisamente esta vista en Valencia parece que recupera casi la integridad del original. Ya la soprano del estreno, Fanny Tacchinardi Persiani, decidió no cantar el aria de entrada Regnava nel silenzio y la posterior cabaletta Quando rapito in estasi y sustituirlas por otras de Rosmunda d'Inghilterra. Aunque como dices es verdad que no se ha cantado la cadenza previa al final de Quando rapito ni la repetición de la cabaletta de Enrico, por ejemplo. ¿Por qué?, pues habría que preguntarle supongo a los cantantes y a Abbado.
      Respecto a la bajada de tono, me suena que Donizetti pudo haber revisado su propia partitura, aunque está claro que sopranos como Adelina Patti o Nellie Melba lo hicieron, entre otras, para alcanzar con más facilidad los sobreagudos (por cierto no escritos por el compositor) y adaptar a sus características vocales un papel de gran lucimiento.
      De todas formas, seguiremos estando a la espera de que alguien más informado nos pueda arrojar luz sobre el tema.
      Gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Atticus, van estar en la funció del divendres i va ser una pena veure tants seients buits en una representació d'aquest nivell i en una òpera de Donizetti tan bella i apreciada com aquesta. Igual programant-la en altres dates haguera anat millor. Com comentaves, preocupant el que pot passar la temporada que ve amb Elektra i Ariodante. Van tindre el plaer de saludar-te abans d'entrar en la funció. Ara, a esperar la propera temporada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualment, Pepe. Encantat d'haver-vos pogut saludar. Després d'haver assistit a diverses funcions d'aquesta Lucia, he de dir que el boca a boca ha anat funcionant i s'ha animat molt la venda de localitats, encara que no ha arribat a omplir-se del tot cap dia, però ahir dissabte per exemple al final va haver-hi una molt bona entrada.
      Una abraçada i fins la propera temporada

      Eliminar
  6. Bueno, pues se acabó. Nos ha gustado mucho y coincidimos con la mayor parte de los comentarios de Atticus. La entrada era buena pero me llama la atención que hubiera bastantes asientos libres en platea, como una docena en las filas 9 y 10, yo juraría que no estaban disponibles cuando compramos las entradas.
    Ya puede hacer frío o calor, no nos libramos de los coros de toses durante toda la obra, tampoco de los que hacen competiciones para ser los primeros en aplaudir, aunque falten un par de compases para finalizar la pieza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jesús, coincido contigo en lo de las butacas vacías. Esas que comentas aparecían como vendidas y yo que estuve en la cola del 50% te aseguro que no estaban disponibles, así que probablemente sean abonados que decidieron no asistir.
      Lo de las toses y el sprint aplaudidor es de nota, ayer sábado muy especialmente que te garantizo después de haber estado en 5 de estas Lucia que ha sido el día más ruidoso, incluidos un par de horrísonos móviles.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Anónimo7/7/19 10:20

    Quina vergonya! El dia de la despedida del director titular a ningú dels inacabables jefes que té el Palau se li ha ocorregut fer una ofrena de flors a Abbado, el conductor musical que ha sostingut quasi tota la temporada i que ha estat compromés fins el final. Gràcies a ell, entre d'altres, s'ha tancat una temporada digníssima. Si m'haguera imaginat la poca delicadesa les haguera pagades jo de bon grat. Grazie tantissime, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completament d'acord. Em va semblar molt trist que el teatre no fera un gest públic cap a Abbado amb, com dius, per exemple un miserable ram de flors. Algú em va dir que ho van enviar al seu camerino, però crec que lo correcte era que el director artístic o la presidenta de la Fundació, tots dos presents a la sala, hagueren eixit a l'escenari a fer-lo públicament.
      I també vaig tirar a faltar la pluja de paperets de colors amb les quals un grupet d'afeccionats ens han castigat altres vegades per a homenatjar alguns artistes (amb Nucci sense anar més lluny) i que en aquesta ocasió tampoc es van estirar amb don Roberto... què li anem a fer... Encara que crec que la resposta del públic va ser molt positiva i el director italià va percebre l'afecte del públic de les Arts.

      Eliminar
  8. Anónimo7/7/19 10:40

    Quant a la funció de cloenda, crec que va ser extraordinària. Pena, com diu Jesús, de les tosses. En l'ària de la follia algú va pensar que és d'experts en òpera això de tossir i desfermà una cadena de tosses tontes a boca oberta. M'he fixat que en cap de les tres funcions que he vist han deixat el tenor dir Tombe degli avi miei sense interrompre'l amb un ehem-ehem. Hi ha gent que espera el moment més emotiu o de més silenci per a ser-ne el protagonista. Una altra missió que el Palau descuida: fer un esforç pedagògic per a educar-nos en com s'ha d'escoltar la música, diguem-ne, clàssica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les tosses d'ahir semblaven una competició de tísics obstinats a fotre l'escena de la bogeria. Va haver-hi un moment en què vaig començar a riure'm pensant que els crits de Lucia es devien a les tosses...

      Eliminar