domingo, 19 de enero de 2020

"ELEKTRA" (Richard Strauss) - Palau de les Arts - 18/01/20


Hacía bastante tiempo que no se palpaba entre los aficionados habituales de Les Arts una emoción previa a un estreno como la que se ha vivido estas últimas semanas, con ocasión de las anunciadas representaciones de la ópera Elektra, de Richard Strauss, que, por fin,  se estrenó ayer. Yo mismo he de reconocer que he estado estos días previos a Elektra con más nervios y tensión que el profesor de natación de los Gremlins, inmerso en esa gran expectación que se ha generado con esta obra que, de algún modo, nos devolvía las sensaciones de teatro operístico de primera línea que fueron habituales en los iniciales años de vida del Palau de les Arts.

Esas grandes ilusiones previas conllevan siempre el riesgo de que nuestras expectativas hayan sido tan altas que luego, cualquier pequeña cosa que se salga del rango de la excelencia, pueda dejarnos con una sensación de relativa decepción. Así que a la hora de afrontar esta crónica lo primero que tengo que decidir es si mis comentarios van a tomar como referente esas expectativas o simplemente lo valoro como una función más del abono en relación con lo que se ha ido viendo y escuchando hasta ahora. Mi intención será intentar mantener un cierto punto de equilibrio, procurando ser lo más objetivo posible dentro de la plena subjetividad que alimenta estas líneas, las cuales, como siempre digo, no pretenden reflejar más que mis particulares y muy personales sensaciones, sin la más mínima intención de que estas hayan de ser las de la mayoría. Son únicamente las mías.

Con esa introducción ya habréis podido deducir que no todo me pareció perfecto en la función de ayer; y, sin embargo, también digo ya de entrada que yo disfruté de una noche especialmente intensa y emocionante de ópera, de las que no se olvidan. Es verdad que ya traía mucho ganado porque Elektra es una obra que me fascina, que cada vez que la escucho me atrapa en la primera nota y no me suelta hasta la última, después de sacudirme emocionalmente y chuparme el alma durante esos 105 minutos desbordantes de drama, belleza y pasión.


Pero esta Elektra además cuenta con otros alicientes que la hacen especialmente deseable. Un reparto vocal encabezado por una de las Elektra de referencia del momento en el panorama internacional, Iréne Theorin, y por una veterana cantante como es Doris Soffel, dotada de un talento dramático imponente. También supone el debut en nuestra ciudad de uno de los más afamados directores de escena, el canadiense Robert Carsen, responsable de algunas producciones inolvidables como las de Katia Kabanova y Diálogo de carmelitas que pudieron verse en el Teatro Real hace algunos años. Y, por supuesto, se cuenta en esta Elektra, una ópera en el que la orquesta tiene un protagonismo indiscutible, con nuestra Orquestra de la Comunitat Valenciana, reforzada para la ocasión hasta los 103 músicos y dirigida por el maestro alemán Marc Albrecht, que acude con el marchamo de ser un experto en el repertorio germánico, especialmente Wagner y Strauss.

Al final, a mi juicio, el resultado de conjunto es sobresaliente, aunque yo encontrase algunas cosas que no me acabaron de entusiasmar tanto como me esperaba y que, aunque no afectaron de forma decisiva a la apreciación global, que es muy satisfactoria, creo de justicia el comentarlas. 

La producción presentada en Valencia viene de la Opéra National de Paris, que a su vez adapta una coproducción original del Teatro del Maggio Musicale Fiorentino y la Tokyo Opera Nomori y, como ya he adelantado, cuenta con la dirección escénica de Robert Carsen, acompañada por la escenografía de Michael Levine, el vestuario de Vazul Matusz, la iluminación del propio Robert Carsen y Peter van Praet y la coreografía, que en esta producción juega un papel fundamental, de Philippe Giraudeau.

El libretista Hugo von Hofmannsthal hizo algunas indicaciones escénicas para orientar las representaciones que se llevaran a cabo de la obra, resaltando que el decorado debía caracterizarse por su exigüidad y por generar una sensación opresiva de encierro. Desde luego Carsen lo de la exigüidad se lo ha tomado al pie de la letra y la desnudez del decorado es absoluta. Un espacio escénico vacío, únicamente cerrado por tres inmensas paredes ligeramente curvadas y sin hueco alguno en ellas. Sí se abrirá un hueco en el suelo cuando invoca Elektra a Agamenón, representando la tumba de éste; luego, esa abertura será la vía de entrada de los personajes al interior del palacio, y la tumba se cerrará en la escena final cuando Elektra, triunfante, celebre la venganza del asesinato de su padre.

Ese espacio escénico tan abierto y vacío, junto al traslado de la acción en muchas ocasiones al fondo del mismo, lejos de la boca del escenario, creo que perjudicó la escucha de las voces, especialmente teniendo en cuenta que el foso casi duplicaba el habitual y la barrera orquestal estaba integrada por un centenar de músicos.

El suelo está completamente cubierto de una arena oscura que, según ha confesado Theorin, después de la función va dejando allá por donde va y le cuesta muchísimo desembarazarse de ella. Los únicos elementos escenográficos que veremos, fuertemente simbólicos ambos, serán el hacha de Elektra y la cama de Klytämnestra, siendo la aparición de esta desde la oscuridad uno de los momentos impactantes de la producción. También volvieron a visitar el escenario de Les Arts las afamadas y puñeteras linternas deslumbradoras de espectadores que tanto éxito han cosechado entre el gremio de oftalmólogos de nuestra ciudad.

Hofmannsthal preveía que el escenario estuviera enmarcado a ambos lados por unas edificaciones que representarían el palacio y las viviendas de los sirvientes, unas ventanas, una puerta e incluso un árbol. Nada de eso, como he dicho antes, se nos presenta aquí, pero la sensación de opresión y encierro buscada por el libretista se acentúa con las inmensas paredes sin abertura alguna, así como por la oscuridad que será protagonista de la atmósfera escénica en muchos momentos en los que lo envolverá todo menos el punto concreto del escenario en el que se desarrolle en ese instante la acción concreta, siendo el trabajo de iluminación otro de los aspectos a resaltar, con algunos juegos de sombras y luces de gran efectividad.

Carsen, aunque mantiene la intemporalidad, parece que haya querido homenajear de algún modo al origen de teatro griego del drama, dejando a los protagonistas en la desnudez del escenario e introduciendo una especie de equivalente al coro griego con ese desdoblamiento de personalidad de Elektra que se refleja en la actuación de la veintena de figurantes/bailarinas que la acompañan e imitan sus movimientos en escena, representando posiblemente las múltiples facetas que se descubren en la atormentada personalidad de la protagonista. Con este empleo de figurantes se conseguirán algunos efectos visuales especialmente atractivos, como me resultó el de la llegada de Aeghist, el de la búsqueda del hacha enterrada, el reconocimiento de Orest o el inicio de la escena de la danza final. Quizás la parte negativa de esta figuración se encuentre en que a veces pueda distraer demasiado al espectador que quiera seguir el texto o en que puntualmente se entorpezca la visión de alguna escena, pero el balance es muy positivo.

Toda la producción está cargada de alusiones simbólicas. El hueco en la tierra que representa la tumba de Agamenón será también el punto por el que Klytämnestra y Aeghist accedan al interior de su palacio, como si habitaran en ese sepulcro, posiblemente en una alusión simbólica a cómo esa muerte atormenta y persigue a la viuda asesina. Curiosamente, Klytämnestra y Aeghist serán los dos únicos personajes que vestirán de radiante blanco frente al negro generalizado. Y otro símbolo visual muy evidente se nos presenta en el monólogo de Elektra, cuando ésta invoque a su padre y le diga “muéstrate a tu propia hija”, sacando de la tumba el cadáver de Agamenón que será portado por las figurantes con una clara reminiscencia a la figura de Cristo, y al que Elektra se abrazará componiendo una imagen peculiar de la Piedad, en otro de los instantes, para mí, más atractivos visualmente de la noche.

No sé si Carsen con todo este planteamiento pretende decirnos que todo el drama que se nos ofrece ocurre sólo en la cabeza de la protagonista e incluso que pueda ser sólo el resultado de un sueño, como podría desprenderse de la escena final donde Elektra, en lugar de caer exánime tras una delirante danza, simplemente es llevada a hombros, como Manolete, por sus otros yo y luego poco a poco parece sumirse en un apacible sueño. Me importan poco las lecturas que se hayan querido hacer. Lo importante en mi opinión es que, pese a los reproches que se puedan hacer a algunos aspectos concretos que he comentado, creo que nos encontramos ante una muy buena puesta en escena que no chirría frente al libreto, con momentos visualmente espectaculares y con una trabajada dirección de actores y movimientos coreográficos. Aunque yo no puedo evitar seguir teniendo en la cabeza como referente la que pude ver hace unos años en el Liceu, firmada por el gran Patrice Chereau y que me parece un ejemplo de cómo muchas veces la sencillez y el talento dramático bastan para construir una puesta en escena redonda, en la que se potenciaba la humanidad de unos personajes que en la propuesta de Carsen parecen moverse más en terrenos de la ensoñación y que incluso transmiten por momentos una cierta frialdad.

Como decía al principio, ocupaba el foso de Les Arts por vez primera al frente de la Orquestra de la Comunitat Valenciana, el alemán Marc Albrecht, quien está considerado un experto en el repertorio straussiano y su carrera así parece atestiguarlo. Yo he de decir que ayer disfruté muchísimo con la orquesta, como en los grandes días que todos tenemos en el recuerdo y el sonido que inundó la sala principal fue sencillamente majestuoso.

Sé que es muy difícil con una partitura de este calibre conseguir un equilibrio adecuado entre voces y foso, sobre todo si algunas voces no se muestran especialmente poderosas y el escenógrafo las coloca al fondo del escenario. Y también soy consciente de la peculiar acústica de la sala principal de este teatro que tiende a magnificar el sonido orquestal. Si repasamos las crónicas de las funciones que se han venido representando en Les Arts desde su inicio, veremos como suele ser más que habitual que se hable de que la orquesta tapó a las voces. Es verdad que, también por esa peculiar acústica, la experiencia de la escucha es muy distinta dependiendo del lugar en el que te ubiques y estoy convencido de que seguramente habrá espectadores que, según dónde estaban, vivieron una situación distinta. Lo indiscutible es que ayer hubo momentos en que la orquesta tapaba algunas voces, pero analizando lo ocurrido y fijándome en las indicaciones que se daban desde el foso, creo que no fue un problema de descontrol de volúmenes, sino de voces y escena. Pienso que Albrecht supo respirar con las voces para que las mismas encontrasen más facilidad a la hora de poder traspasar el tsunami orquestal que surge del foso y controló extraordinariamente algunos momentos, como las intervenciones de Chrysothemis. Con Theorin, sobre todo en su escena inicial, el desequilibrio fue mayor, pero pienso que debido a ella y a sus indicaciones escénicas.

En general, aunque hubiese algún pequeño instante de sonidos más apelmazados, pienso que se logró una dirección transparente que permitió disfrutar de los diferentes planos de la instrumentación y de toda la gama de matices y detalles, que los hay y muchos, en la orquestación concebida por Strauss que impregna los pentagramas de un refinamiento tímbrico que estuvo ahí presente gracias a los excelentes músicos de la orquesta. Se llevó a cabo también un inteligente manejo de las dinámicas. Menos me convenció algún tempo lento en exceso y ciertas demoras en la continuidad musical que se movieron al borde mismo de una caída de tensión que afortunadamente no se produjo. Y es que poner pegas a la prestación orquestal después de la mágica noche vivida es de ser bastante tiquismiquis (mea culpa). Lo principal fue la enorme belleza musical y la exhibición instrumental de la que hicieron gala los miembros de una Orquestra de la Comunitat Valenciana que ayer se consagró definitivamente, por si a alguien todavía le cabían dudas, como la mejor agrupación orquestal de foso de España. La suntuosidad que mostró la cuerda fue absolutamente maravillosa toda la velada, con unos pianísimos de poner los pelos de punta; también la sección de metales tuvo unas prestaciones espectaculares, tanto en los instantes más rotundos como marcándose también algún pianísimo excelente. Fueron muchos los momentos relevantes ya desde los primeros compases: la escena primera de Chrysothemis; la muerte de Klytämnestra, que resultó brillantísima por tensión y con unos contrabajos alucinantes; el diálogo entre Elektra y su hermano previo al reconocimiento; la propia escena del reconocimiento; la búsqueda del hacha; y toda la escena final. Hay que aplaudir el trabajo de todas las secciones y de los músicos que se lucieron en los diferentes momentos casi camerísticos que también tiene la partitura, y sería injusto mencionar sólo a unos pocos porque el desempeño de conjunto fue excelente en una obra sumamente exigente.

El Cor de la Generalitat, aunque no lo parezca, también tiene una participación de conjunto en esta ópera. Eso sí, muy brevemente, en la escena final cuando se ha dado muerte a la pareja asesina y mediante una intervención interna. Inteligentemente, dada la concepción escénica sin aberturas, se les ha ubicado debajo de la platea alta, a espaldas de los espectadores, fuera de la vista de estos, y el efecto logrado es sobrecogedor, aunque también dependerá de la zona en la que se ubique el espectador.

El reparto vocal elegido para la ocasión es de gran nivel y no tiene mucho que envidiar a lo que pueda encontrarse en otros recintos internacionales importantes, comenzando, por supuesto, por el protagonismo de la soprano sueca Iréne Theorin que es una referencia actual incuestionable en el papel de Elektra. Yo tuve la fortuna de verla en directo en Salzburg en 2010 y me conquistó en el estreno de esa producción de Nikolaus Lehnhoff que se editó en DVD y circula por youtube y cuya crónica ya dejé en su día aquí en este blog. Anoche, la Theorin que yo escuché no parecía la misma. Es verdad que compone una Elektra muy intensa, dramáticamente muy trabajada y adornando su canto con una amplísima gama de matices vocales e interpretativos. El problema es que teniendo en el foso una orquesta de 103 músicos, diciéndote el director de escena que te ubiques de mitad hacia atrás del escenario y haciéndote incluso cantar tumbada boca arriba, quizás no debas mostrarte tan contenida porque la voz no correrá siempre como debe. Uno de los comentarios más generalizados ayer fue: a Theorin no la he oído bien. Si a mí me dicen esa frase hace una semana sin haberla escuchado yo, pienso que se ha fumado un porro mi interlocutor. Así y todo, fue de menos a más y su escena con la madre me resultó magnífica y reconozco que me encanta de Theorin cómo consigue que veamos la evolución del personaje a través de su expresividad vocal y su interpretación gestual. Sus agudos más comprometidos siempre han sido un poco abiertos y con tendencia al chillido, pero percutientes, y a una Elektra no le queda mal. Pero el caso es que esa voz grande, con metal, carnosa y robusta que yo recordaba no estuvo presente en toda su intensidad, no sé si porque se reservó, porque estaba enferma o porque fue la línea interpretativa buscada. No está bien comparar y ella lo odia, pero reconozco que a mí me llega más la Herlitzius, consigue emocionarme más con una actuación mucho más carnal y desaforada. Dicho lo cual, afirmo que la sueca es una maravillosa Elektra, pero de la que me esperaba más.

Aunque sé que discreparé con algunos por lo que voy a decir, me pareció sensacional Doris Soffel como Klytämnestra. Reconozco que tengo una especial predilección por esta mujer que, como decía al comienzo, me parece una cantante con un talento dramático enorme. Considero que dibujó adecuadamente un personaje que por momentos desprende una maldad tremenda y en otros se muestra inmensamente frágil y desesperada. A los 71 años está espléndida físicamente y aunque vocalmente es normal que la voz presente un natural desgaste, sobre todo en las zonas más comprometidas de una partitura hostil, pienso que ella lo sabe compensar con una expresividad y profesionalidad tremendas, asombrando todavía por la amplitud del instrumento y la facilidad en la emisión. Pero, sobre todo, Soffel es una Klytämnestra que canta. No se deja llevar por el recurso al parlato y al grito, tan habitual muchas veces en este rol, sino que canta con un fraseo expresivo y un legato estupendo. Su presencia escénica sigue siendo imponente y hace creíble un personaje al que imprime personalidad y carácter y que no caricaturiza en absoluto.

El trío femenino protagonista lo completa la soprano Sara Jakubiak que debutaba el papel de Chrysothemis en nuestra ciudad, teniendo previsto cantarlo también en la Royal Opera House de Londres, y que fue posiblemente la gran sorpresa de la noche. Comentaba el otro día la Jakubiak que cuando se subió al escenario de Les Arts en los ensayos y la enorme orquesta empezó a sonar, le dieron ganas de salir corriendo temerosa de no poder superar el vendaval orquestal. Pues lo hizo sobradamente y su voz lírica, carnosa, con cuerpo y metal, se proyectó y corrió por la sala con amplitud y brillo. Es verdad que la dirección de Albrecht creo que la cuidó especialmente, pero la soprano norteamericana sorteó las dificultades  y supo además realizar variaciones dinámicas para adaptar su emisión a la gran orquesta en los momentos más efusivos. Tanto vocal como escénicamente demostró también buenas dotes expresivas y dramáticas. Muy segura en todos los registros solventó con calidad sobresaliente su debut en un papel siempre muy agradecido, pero que no es precisamente una perita en dulce.

El papel de Orest estuvo encarnado por el barítono australiano Derek Welton que me gustó también bastante. Cantó con buena dicción y fraseo, y aunque posiblemente le faltase un punto mayor de peso vocal en la zona más grave que hiciese más imponente vocalmente su personaje, me gustó mucho de él su emisión natural, sin empujones, y la homogeneidad de una voz compacta y segura. Cumplió también en su comportamiento escénico, pese a que parecía que siempre buscaba cantar hacia la platea mirando al director, lo que puede que restase algo de credibilidad al personaje. Ya digo que sí me convenció y eso que he de confesar que a mí me fastidió un poco la percepción de su intervención el que se me metiese en la cabeza nada más verle que me recordaba al cantante de Pimpinela, lo cual me cortó bastante el rollo.

El odioso papel de Aeghist recayó en el veterano eslovaco Štefan Margita, un tenor de voz clara, casi blanquecina, muy en la línea del tenor cómico germánico, que le va muy bien al personaje. Presentó muy buena proyección y un fraseo lleno de intención, así como un comportamiento escénico irreprochable.

Dada la concepción escenográfica y de vestuario planteada por Carsen, o te sabes la obra de memoria perfectamente o es imposible identificar a las cantantes que intervinieron en los papeles comprimarios femeninos de sirvientas, celadoras o damas de confianza que interpretaron: una notable Miranda Keys, Eva Kroon, Evgeniya Khomutova, Emilie Pictet, Aida Gimeno y Larisa Stefan. Algunas de ellas padecieron un poco más para superar la barrera orquestal, pero en general estuvieron mejor que bien e incluso con alguna destacada intervención. En los papeles menores masculinos, cumplieron bien Michael Pflumm, Max Hochmuth y Bonifaci Carrillo.

No quisiera finalizar esta reseña sin aplaudir fuertemente también la actuación de las bailarinas/figurantes que llevan a cabo en escena un trabajo muy complicado de expresividad corporal y coordinación, habiendo logrado un resultado magnífico. Ya sabéis que no soy yo precisamente un fan de las aportaciones coreográficas y danzarinas, pero en este caso, te guste más o menos la propuesta, es justo reconocer sus méritos. Y también quisiera mencionar a las seis componentes del Cor de la Generalitat que salen a escena, aunque quedan también inidentificables entre el resto de personajes femeninos, y que sorprendentemente han quedado injustamente fuera de la reseña del programa de mano, cuando sale mencionado hasta el último figurante y personal técnico interviniente. Ellas son: Susana Martínez, Mónica Bueno, Lourdes Castell, Ana Bort, Minerva Moliner y Pilar Aznar.

La sala principal de Les Arts se encontraba prácticamente llena, lo cual me produjo una especial satisfacción tratándose de una obra que genera todavía tantos recelos a muchos aficionados, lo que hace que no sea raro, incluso en los grandes teatros internacionales, encontrarse con huecos en una Elektra. Se apreció asistencia de bastante público de fuera de Valencia. Es normal, es la única función en sábado y esta es una ópera muy propicia para que buenos aficionados de otras ciudades puedan decidir venir. No es muy normal moverse por una Traviata o una Boheme, salvo que haya algún atractivo muy especial en el cartel, porque son óperas muy representadas. Ver una Elektra con buen reparto y buena orquesta es un reclamo infalible. Incluso lo fue para que hicieran acto de presencia algunos responsables políticos como el president de la Generalitat, Ximo Puig, el alcalde Joan Ribó, la consellera Gabriela Bravo o el conseller Vicent Marzà.

A diferencia de otras veces en los que, ante obras un poco diferentes, hay público que abandona la sala antes de hora, ayer no me percaté de que ocurriese e incluso los espectadores creo que mantuvieron un comportamiento bastante silencioso para lo que suele ser habitual, tosedores aparte. En alguno de los pocos silencios de la obra se escuchó eso, el silencio, y eso quiere decir que la gente estaba atenta y enganchada al drama. Al finalizar hubo fuertes y merecidas ovaciones para todos los intérpretes, especialmente para Jakubiak, Theorin y la orquesta. También Robert Carsen, presente en el teatro junto a su equipo escénico, fue muy aplaudido al salir a saludar.

No me gustaría que alguien sacase una impresión errónea de esta crónica. Disfruté muchísimo pese a que me hubiera gustado que todo se hubiera ajustado más a la idea que yo llevaba de lo perfecto que me esperaba todo. Como voy a intentar repetir todos los días, seguro que en las siguientes, sin la presión de tenerme que fijar en cada detalle para contarlo aquí y sabiendo ya más o menos lo que me espera, lo disfrutaré más.

Ya escribí una entrada previa a esta crónica recomendando a cualquier amante de la ópera que, si puede, no se pierda esta maravillosa obra y aleje cualquier prejuicio o temor que le pueda inspirar una música un poco distinta a lo habitual, aunque tampoco es tan difícil, quizás menos melódica, pero de una fuerza e intensidad dramática sobrecogedoras. Reitero el llamamiento, estoy convencido de que os cautivará.

22 comentarios:

  1. Gracias de nuevo por tú más que correctísima crítica y por habermen incitado a ver la función. Fue una gran ópera que ya añorabamos alguno por estos lares; disfrute como un enano. Te debo una.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pagado quedo sabiendo que lo que escribo ha servido para que una persona disfrutase de una ópera maravillosa.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Coincidisc amb tu en el que has comentat. Dramàticament va ser d'allò més bo. Llàstima que estava una mica lluny perquè calia vore l'expressió de la cara d'Elektra, que Theodorin fa a la perfecció segons he vist en algun DVD. L'orquestra sonava de meravella, però al director se li va anar la mà, ja que semblava que del fortissimo no eixia i tapava sense misericòrdia a Theorin que quasi semblava muda. El majestuós primer "Agamèmnon" no vaig sentir-lo des del meu seient en la fila 23 de butaca. Una pena perquè en una sola paraula en forte al començament se'ns indica el nucli central de la tragèdia: Elektra no pot viure sense el seu germà assassinat per sa mare i el seu amant. Realment solament vaig poder sentir com Strauss mana Orestes, de gran potència vocal però de paper curt. Possiblement tinc aquesta impressió perquè el director va apianar. Malauradament a qui menys se sentia era la sueca, molt lluny de la seua paisana Nilson, que és una canya, que diria un jove. La veritat és que jo esperava molt més.

    Sobre el "tapar" la madrilenya Teresa Berganza, que va ser professora després d'una carrera de primera divisió va dir que hi ha directors d'orquestra que per a lluir-se fan ús dels decibels i tapen els cantants. El que haurien de fer és apianar quan canta un cantant. I tenia raó. Ahir l'orquestra va sonar esplèndida però és imperdonable que Theorin semblara muda o ben afònica. Con dius, Atticus, la posició dels cantants en l'escena també va influir en aquest tapament. Sembla mentida que en els assajos no comprovarem aquest tema fonamental. Quasi tinc la impressió d'haver assistit a un poema simfònic on unes figures humanes eren mims sense veu. Una pena perquè aquesta obra - al costat de la bessona Salomé - és pura meravella.

    La protagonista és present sempre en l'escenari, quasi dues hores. Es podria pensar que la fatiga faria acte de presència, però no és així. Theorin canta a Wagner sense defallir i la seua falta de projecció ja la trobem des del principi una vegada les criades callen. Ací tocava un Agamèmnon majestuós i potent que jo vaig llegir però no sentir en absolut.

    Salut i bona música.

    Pep

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pep.
      Moltes gràcies per deixar-nos la teua interessant visió d'aquesta estrena.
      Sent que no hages pogut gaudir de l'actuació gestual de Theorin, perquè és de 10. S'introdueix completament en el personatge i viu cada instant profundament amb ell.
      Coincidisc amb tu que va ser una llàstima que aqueix primer Agamèmnon no s'escoltara com mereix, com també va passar amb altres intervencions de Theorin.
      Jo vaig estar en l'assaig general i vaig eixir convençut que el culpable que no s'haguera escoltat bé a Theorin va ser el director d'orquestra. Després d'assistir a l'estrena i fixar-me amb més detall en la labor de direcció del fossat, m'atrevisc a assegurar que en el cas de Theorin ella és la responsable principal que la veu no supere l'orquestra en molts moments. Si Albrecht s'haguera adaptat a les modulacions i regulacions, bellíssimes per cert, de Theorin, s'haguera desnaturalitzat completament la partitura.
      Jo no sé si Theorin ho fa així per problemes o perquè desitja donar aquesta visió del personatge, però clar, si és així, corre el risc que, com va ocórrer, moltes vegades no se li senta.
      No vull dir que l'orquestra no es descontrolara més del desitjable en algun moment, que potser el va fer, però veient l'altre dia al director pense que fa tot el possible perquè no siga així. Cal tindre també en compte el peculiar fossat obert i l'acústica de la sala que afavoreixen aqueixa rellevància orquestral.
      Pel que he parlat amb altres persones també et dic que depenent de la zona en la qual estàs situat les sensacions poden ser diferents.
      En fi, sent molt que l'experiència no haja sigut tan satisfactòria com mereix.
      Una abraçada i gràcies per compartir les teues impressions.

      Eliminar
  3. Casi de acuerdo en todo contigo. Para mí fue una velada perfecta. Quizá no iba yo con esas expectativas por las que no acabaste de cerrar el círculo.
    Es verdad que en algún momento a la Theorin se la comió la orquesta, pero yo estaba tan metido en la representación que casi me dio igual.
    La puesta en escena, o la falta de ella, me pareció perfecta.
    Mis amigos neófitos disfrutaron también de una ópera "difícil".
    Un aplauso al nuevo intendente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabes cuánto me alegra que la disfrutases tanto y que los neófitos también lo hicieran. Creo que más allá de las cositas a las que se le puedan sacar punta, es una de las óperas más disfrutables de los últimos años en Les Arts y que devuelve al teatro el prestigio que nunca debió perder.
      Un saludo

      Eliminar
  4. De acuerdo con Atticus en casi todo; excepto en el control de la orquesta (que sonó fantásticamente bien) por parte del director en los momentos de canto. Sí me pareció que Theorin, sobre todo al principio andaba baja de volumen, y con esa orquestación salvaje...Luego fue a más. La concepción escénica me pareció perfecta para el terrible dramón que es Elektra; y el uso del coro, como bien dices, un acierto, uniendo al libretista directamente con Sófocles. Crisostemis y Orestes me gustaron mucho; y me maravilló Soffel con su Clitemnestra, no podía creer que esa mujer tiene 71 años; en el panorama actual sólo la habría cambiado por Waltraud Meier. Una maravillosa función con un nivel musical e interpretativo difícil de superar en ningún sitio. Y hablando de otras Elektras, además de Nilsson, Leonie Rysanek y Eva Marton, fantásticas, y hay grabaciones en vídeo de ellas.
    Un saludo y hasta la próxima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues prácticamente coincidimos en todo. He de decir, después de asistir a otras funciones, que la Theorin ha subido muchísimos enteros los últimos días y que la orquesta alcanza ya la perfección. Una auténtica gozada lo que estamos viviendo en Les Arts.
      Un abrazo y gracias por comentar aquí tus impresiones.

      Eliminar
  5. Después de dos años largos de no pasarme por Les Arts (por imponderables) ya decidí hace tiempo no perderme esta Elektra, que es una de mis óperas preferidas. Y estuve ayer y me lo pasé en grande, una de las mejores noches de ópera vividas: extraordinaria función, sensacional, fantástica! Comparto las apreciaciones de tu extensa y también extraordinaria crónica. Para mi, el resultado global fue muy emocionante, y quiero destacar el sonido de la orquesta, sencillamente deslumbrante con un director, Marc Albretch fascinante. Mi rentré a Les Arts no ha podido ser más gloriosa!

    J.OLivé

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues bienvenido de nuevo, Josep. La verdad es que no podías haber elegido mejor para tu vuelta a Les Arts. Estamos ante el mejor espectáculo de los últimos años y la orquesta alcanza el nivel de los primeros tiempos. Un sueño.
      Gracias y espero que hasta pronto

      Eliminar
  6. Fuimos el día 21 (abono) y repetimos anoche (descuento de última hora). El 21 no fue un buen día para las cantantes pero quedamos anonadados con el montaje. Lo de ayer fue otra cosa: se confabularon los astros y asistimos a una función que va a ser difícil de superar y de olvidar. Además, coincido con la experiencia para los neófitos, llevo tres años llevando a dos veinteañeras y les pareció la mejor ópera de las que han visto hasta ahora, con elogios a la iluminación y continuas comparaciones con el cine, que es su referencia. No puedo entender como personas muy aficionadas a la ópera pueden aburrirse con montajes como éste.
    Para mi las expectativas de esta temporada ya están cumplidas,todo lo que venga ahora no dejará de ser mas que la guinda en el pastel.
    Sr. Iglesias... siga así y tendremos que ponerle un monumento en la entrada de Les Arts ¡como el de Montoliu en la plaza de toros!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El 21 fue quizás el día más flojo sobre todo por la merma en las condiciones de Jakubiak que aun así aguanto el tipo hasta el final.
      Me encanta el comentario de las veinteañeras, eso me hace ser optimista respecto a nuevos públicos más formados.
      Tienes razón, lo que venga a partir de ahora puede ser muy bueno, pero no olvidaremos nunca esta Elektra.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Muchísimas gracias por la crónica. Siempre es un placer leerte.

    Ayer disfruté muchísimo del Palau. El montaje es sobrecogedor.

    La orquesta ayer sonó increíble. Detallista, rotunda, ojalá que caiga otro Strauss o un Wagner dentro de poco porque escuchar a la orquesta es una experiencia.

    En cuanto a las voces, Doris Soffel estuvo magnífica. Aún con un instrumento algo ajado, fue la única que tenía una voz de pecho medianamente desarrollada, que se proyectaba fantásticamente. Su escena de la cama me dejó sin palabras. Fantástica.

    Respecto a las hermanas, creo que ambas tienen un gran instrumento, pero deberían trabajar la zona grave, en mi opinión. Sobretodo en el caso de Theorin, solo recurre a la voz de pecho (y suena algo forzada) cuando no le queda más remedio, pero la zona grave donde todavía no la usa queda hueca completamente, débil; y muchos de los finales de frase quedaron mudos.

    Algo parecido le pasó a Jakubiak, aunque tiene un instrumento más fresco que el de Theorin y solventó mejor las dificultades, además de mostar una entrega escénica perfecta. Ojalá que solvente algunas cuestiones, porque parece joven y tiene un potencial enorme.

    En cualquier caso, disfruté muchísimo de todos, y dudo que pueda conseguirse un nivel así en otros teatros. Ojalá que sigamos en esta línea. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por compartir tus sensaciones en este blog.
      El nivel de esta Elektra, efectivamente, no tiene nada que envidiar al que pudiésemos encontrar en cualquier teatro nacional o internacional de primera línea.

      Eliminar
  8. ¡Hola! Ayer fuí a verla por segunda vez y creo que las voces se oyeron más y mejor que el día del estreno, la orquesta sublime, como el primer día, y el púlbico enganchadísimo que casi no respiraba. Me falta un "ains" para ir el día 30 a verla por tercera vez. Sali encantado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El nivel del espectáculo respecto al estreno ha mejorado en todos los aspectos, especialmente Theorin ha elevado sus prestaciones muy notablemente y está construyendo una Elektra espectacular, tal y como esperábamos algunos.
      Un saludo

      Eliminar
  9. Gràcies, Atticus per les teues completes i honradíssimes cròniques. Pocs s'hagueren atrevit a qüestionar el rendiment vocal de Theorin el dia de l'estrena, encara que tots estàvem igual de perplexos per la falta de volum inicial. Ahir, 27, hi vaig tornar i l'espectacle era un altre, impactant musicalment i vocalment. Un gran dia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gràcies pel teu comentari. No crec que tinga mèrit dir el que pense en el meu blog personal, el contrari tindria molt poc sentit; però sí, la Theorin em va defraudar en l'estrena i igual que dic això dic ara que en les següents funcions m'està entusiasmant.
      Una abraçada

      Eliminar
  10. Parece que la temporada proxima habra un “Tristan e Isolda”. O sea que continuaremos deleitandonos de esta gran orquesta.
    Tambien se habla de un “Falstafft”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pondré velas a Wotan para que tus previsiones se cumplan. Parece claro que tendremos un Wagner porque lo ha dicho ya Iglesias, aunque yo creía que sería otro. Ojalá sea Tristan.
      Falstaff sería mucho más que la guinda.
      Esperaremos noticias.

      Eliminar
  11. Anónimo3/2/20 01:59

    ¡Hola! Soy una fiel lectora del blog. ¿Te enteraste de los rumores sobre Amber Wagner y la finalización de su carrera? Sería terrible. Para mi junto con Jennifer Wilson, eran la esperanza del universo wagneriano. ¿Sabés algo? :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. No sé nada de lo que comentas, pero efectivamente sería una pésima noticia. Sí me enteré de que había cancelado una Turandot y después una Mujer sin sombra que tenía que cantar en febrero en París, pero no he leído nada sobre que fuera una retirada definitiva.
      Espero que sólo sea un parón temporal, muy aconsejable con la envergadura de los papeles que tiene en su repertorio. Lo contrario sería tristísimo. Para mí era una de las grandes esperanzas de futuro de las cantantes wagnerianas junto con Lise Davidsen que esta sí parece que marcha por muy buen camino.
      Gracias por tu información, seguiremos pendientes.

      Eliminar