jueves, 15 de enero de 2009

DESMADRE EN LES ARTS


Como nos confirmó Maac en su blog el pasado martes, definitivamente Cristina Gallardo Domas no cantará en Fausto por cuestiones de salud. Será sustituida por la desconocida Nataliya Kovalova, y por Alexia Voulgaridou. Esta última una habitual, desgraciadamente, de Les Arts, a la que hemos sufrido en una Micaela (Carmen) muy floja, una Liú (Turandot) fría y vulgar, y, sobre todo, en una Luisa Miller deleznable. Ignoramos otras facetas de la Voulgaridou, pero desde luego este amor que le han cogido a la griega en Les Arts no es normal, ni se justifica en su ars canendi. Hay cientos de cantantes jóvenes deseando abrirse camino y con mucha más valía para afrontar estos papeles que la Vulgar, y seguro que cobran menos, porque ésta, a lo tonto a lo tonto, está haciendo currículo a costa de Helga Schmidt y los suyos.
Ya es la segunda vez que cancela la Gallardo sus compromisos en Valencia (no seremos malpensados) y la segunda que es sustituida por la Vulgar. En fin, la próxima vez que veamos a Gallardo anunciada en Les Arts, sabremos que será la griega la que nos chille.

En cualquier caso, que un cantante se encuentre indispuesto antes de una función no es algo extraño y en todos los teatros del mundo sucede. Eso sí, aquí cancelan por adelantado y sin opción a cantar ningún día. Recientemente estuve en Londres viendo y escuchando a Villazón, recién salido de un fuerte resfriado que le obligó a cancelar una función, pero cantó el resto. Aquí ya ni vienen.

Y esto no es nada. La tomadura de pelo de los gestores de Les Arts ha alcanzado este año sus cotas máximas. Después de anunciado el programa para la temporada y vendidos los abonos, se nos descuelgan con cambios en los repartos absolutamente injustificados: Bárbara Frittoli es sustituida por Alexandra Deshorties, Elisabete Matos cantará algunos días en que estaba anunciada María Guleghina, y se anunció que Marco Berti sería sustituido como Calaf (Turandot) por Jon Villars y Jeong Wong Lee, y ahora, en un nuevo triple salto mortal con doble tirabuzón de los Schmidt Brothers, esos dos también se han caído del cartel, sin que se sepa quien cantará o si acabará Helga en escena tarareando el papel.

Esto es impresentable. En cualquier pequeño teatro europeo cosas como esas bastarían para cesar a todos sus gestores con unas cuantas acusaciones de estafa de por medio.
Una cosa es que compres una entrada y asumas que si la estrella sufre a última hora una indisposición vas a escuchar a un sustituto, y otra que, meses antes de la representación y vendidas las entradas a precio de oro, te cambien los repartos discrecionalmente, habiéndose embolsado ya el dinero que han obtenido anunciando una figura que no vendrá, y cobrándote lo mismo por ver a Gallardo que a la Vulgar, a Guleghina que a Matos, a Frittoli que a Deshorties y a Berti que a Dios sabe quién, cuando no son lo mismo, ni mucho menos.
A ellos no les cuesta lo mismo un artista que otro, seguro. Pero a nosotros sí nos cobran la entrada al mismo precio, por adelantado y con engaños.
Alguien aquí merece ser denunciado, o bien los artistas por el Palau si no han cumplido sus compromisos, o bien el Palau por el público si han vendido una programación de campanillas sin tenerla firmada.
Pero en esta ciudad nunca pasa nada. Seguirán metiéndonos puyazos y seguiremos humillando el hocico. La cultura fallera seguirá imperando. Que parezca que somos los más grandes aunque luego todo sea cartón piedra.
Ya puestos, que se dejen de finuras, y que traigan a Francisco para que cante Calaf junto a Salomé como Turandot, y de paso aprovechen para grabarnos otro Himne de la Comunitat, ante las lágrimas del Molt Honorable vestido de torrentí.


Quizás "Un bel di vedremo" a Gallardo-Domas en el Palau de Les Arts

6 comentarios:

  1. Ya en el Parsifal del principio de la temporada acabó cayendo Katarina Dalayman, una buena wagneriana, y fue sustituida por Urmana, que cantó un par de sus funciones y por Nemeth, una chillona profesional que fue la que me tocó aguantar a mí. Dijeron que fue enfermedad, pero misteriosamente la enfermedad no impidió a Dalayman cantar en el Met justo después de cancelar aquí.

    Ya sabemos que Helga trata al público con la punta del pie, en tres años apenas ha mejorado el sistema tercermundista de venta de entradas y abonos y seguro que en cuanto salgan a la venta las entradas del Festival del Mediterráneo volverán las colas, los colapsos en la venta por internet y las líneas telefónicas ocupadas. Aún así, uno lo perdona todo si luego le ofrecen un espectáculo de primer nivel. Sin embargo, si nos venden una cosa y luego nos ofrecen algo de nivel muy inferior (estando la Voulgaridou por en medio no puede ser de otra forma), no hay perdón que valga. Yo creo que llega un punto que debe ser hasta denunciable, porque si esto no es una estafa ya no sé qué lo será.

    ResponderEliminar
  2. ...tres años, no han sido suficientes para la coherencia, el respeto al abonado o la seriedad en la programación, hemos pasado por un impresentable sistema de venta de entradas/abonos, un mas que sospechoso cambio de ubicación de los abonados, un cúmulo de incidentes en el escenario, un cambio en ocasiones injustificado de cantantes (siempre a peor) un entorno en obras permanente, en fin un cúmulo de despropósitos que teniendo en cuenta la soberbia y arrogancia con la que han justificado lo injustificable nos hace dudar y desconfiar, cuando además está ya todo inventado, sólo haría falta copiar bien lo que bien hacen en otros sitios.

    Ah, me sumo al comentario general respecto a tu blog, (llego a través de Titus) las críticas son precisas e ilustrativas, un patio de recreo mas donde aprender.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. De lo de Gallardo Domas no sé qué pensar, por lo menos esta vez Les Arts se ha adelantado a la página web de la soprano. Verdaderamente escandaloso fue el caso de Madama Butterfly ya que con varios meses de antelación desapareció el anuncio de la participación en la producción en la pagina web de la soprano y en la página del teatro se estuvo anunciando hasta última hora. Después apareció la chino-canadiense Liping Zhang de la noche a la mañana -tuvo que coger un avión desde Londres- porque se ve que a Maazel no le gustaba la soprano programada: Elena Nebera. a ésta, que asistió a los ensayos, al parecer, no se le rescindió el contrato porque durante las representaciones pululaba por el teatro, según comentaban las malas lenguas... En definitiva, una gestión no muy transparente para un teatro público.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, veo que la foto de Voulgaridou está hecha en el Puente del Mar, mal rollete... A ver si se instala en Valencia por los siglos de los siglos. Espero que todo se deba a que forma parte del pack Maazel y cuando desaparezca el director se la lleve con él.

    ResponderEliminar
  5. espectador16/1/09 10:46

    Siento deciros que tambien las malas lenguas dicen que no es culpa de Maazel, él sólo despide al que es impertinente o no le gusta como canta, pero dicen que elige la intendente sobre todo de una agencia de cantantes de su hermano...No todos vienen de allí pero. Marcelo Álbarez casi va fuera por excesivo (le cambió el tempo a Maazel de un modo poco diplomático), pero claro no podían quitar a la única voz decente de la producción.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo no creo que Maazel pueda despedir al que no le guste como canta, porque, o está sordo, o si no a la Vulgar no la habríamos visto por aquí.

    La gestión es un escándalo en toda regla. Lo de los abonados, la venta preferente y la atención telefónica es de Gila.

    Es verdad, Titus, olvidé a la Nemeth que tampoco era moco de pavo, aunque yo tuve la suerte de poder disfrutar hasta el éxtasis con Urmana.

    Maac, confío ciégamente en que se la lleven Maazel, Helga o Schrott transmutado en Satán, porque si no me la veo como la Florence Foster Jenkins valenciana.

    Alfredo, gracias por tu visita. Comparto plenamente tu comentario. El problema es que hay quien no sabe ni copiar.

    ResponderEliminar